Amenazada biodiversidad del Golfo de México por derrame petrolero

Según el grupo ambientalista Greenpeace el incidente pone en riesgo ecosistemas y una gran variedad de especies en peligro de extinción

Autor:

Prensa Latina

MÉXICO, mayo 3._ El Golfo de México sufre el más grave desastre en la historia de los derrames de petróleo por la explosión de la plataforma Deepwater Horizont, perteneciente a la empresa British Petroleum, señala aquí la organización Greenpeace.

Según el grupo ambientalista, el incidente, ocurrido el pasado 22 de abril en la zona norte del Golfo, frente a las costas del territorio estadounidense de Louisiana, pone en riesgo ecosistemas y una gran variedad de especies en peligro de extinción.

El coordinador de la campaña de clima y energía de Greenpeace-México, Gustavo Ampugnani, recordó que desafortunadamente no es la primera vez que ocurren allí fenómenos de esta naturaleza; después de los huracanes Katrina y Rita, en 2005, varias plataformas petroleras fueron dañadas, perdidas o se hundieron.

Greenpeace subraya que numerosas especies en peligro dependen del Golfo, incluido el atún de aleta azul, que se halla en estado crítico y está en plena temporada de apareamiento.

También el incidente podría dañar a cuatro especies de tortugas marinas que están a punto de empezar su temporada de desove, y a seis especies de ballenas; igual pronóstico adverso hace la organización para delfines, manatíes, nutrias de río y rorcuales (una especie de ballena), observada cerca del sitio donde ocurrió el accidente.

Como promedio la región posee cinco millones de acres de humedales que sirven como hábitat para tres cuartas partes de todas las aves acuáticas que migran a través de los Estados Unidos; entre ellas pelícano marrón, ave insignia de Louisiana y diversas especies en riesgo, recuerda Greenpeace.

Además, existen numerosos lugares designados como «áreas importantes para aves»; sólo una de esas demarcaciones brinda refugio a 400 especies; a esto se une que los humedales costeros del norte del Golfo constituyen áreas de crianza para disímiles peces e invertebrados.

Por los cálculos de la organización, los impactos en las industrias pesqueras serán muy significativos, y los gobiernos deberán monitorear de cerca los mariscos y comida cosechada en el Golfo para garantizar que sean seguras para las personas.

Menhaden, la segunda industria pesquera en los Estados Unidos, se verá muy afectada porque los mariscos y ostras que capture muy probablemente contendrán partículas de petróleo y de los productos químicos dispersores, alerta Greenpeace.

Reportes de la prensa mexicana reiteran este lunes las amenazas para el país, pues continúa el flujo de crudo hacia las aguas oceánicas, y reproducen declaraciones del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sobre el desastre ecológico «potencialmente enorme y sin precedentes».

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.