La adicción a los juegos amenaza calidad de muerte en Singapur

Son cada vez más las personas con el riesgo de un final violento que le impida aprovechar las ofertas de unos de los 20 mejores lugares del mundo para morirse

Autor:

Prensa Latina

SINGAPUR.— La creciente adicción de los singapurenses al juego amenaza los avances de esta Ciudad-Estado en un peculiar indicador conocido como calidad de muerte, publicó PL.

Singapur tiene cada vez más adictos a los juegos de azar, gente con el riesgo de un final violento que le impida aprovechar las ofertas de unos de los 20 mejores lugares del mundo para morirse.

El Centro Nacional de Atención a las Adicciones reveló que el pasado año registró un alza del 12 por ciento en su atención a ludópatas, solo superados por drogadictos y los alcohólicos.

Casi dos mil apostadores compulsivos pasan anualmente por dicha institución, que les ofrece servicios de psiquiatría, consejería y asesoría a los familiares para lidiar con el problema.

Y entre tanta secuela social del fenómeno, como destrucción de la familia, endeudamiento, usura e incluso violentos saldos de cuentas, Singapur ocupa el puesto 18 del mundo en calidad muerte.

Dicho índice, medido por la fundación The Economist Intelligence Unit, mide la calidad del cuidado a los moribundos, a partir de parámetros específicos, como honestidad médico-paciente.

Reino Unido encabeza la lista mundial gracias a su sistema de hospicios, y la India es el último de los 40 países investigados, entre los cuales Singapur es segundo en Asia, tras Taiwán.

Los países asiáticos ocupan lugares rezagados en la lista pese al crecimiento en los estándares de desarrollo y calidad de vida, como demuestran las ubicaciones de Japón, Surcorea y Malasia.

A medida que envejece la población mundial crece la demanda de cuidados para las personas mayores, y para 2030 se estima que existirán mil millones de más de 65 años.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.