Científicos mexicanos construyen robot capaz de desactivar bombas

El brazo robótico podrá ser operado de tres formas: vía remota, inalámbrica o previa programación, lo que reducirá el riesgo para las personas en caso de tener que realizar alguna actividad peligrosa

Autor:

Juventud Rebelde

Un grupo de científicos mexicanos construye un brazo robótico de base móvil capaz de desactivar bombas, manipular objetos delicados o peligrosos, según dio a conocer este martes el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

Los investigadores Rafael Castro y Alejandro Rodríguez Angeles, del Departamento de Ingeniería Eléctrica informaron que utilizan tecnología 100 por ciento mexicana.

El brazo robótico podrá ser operado de tres formas: vía remota, inalámbrica o previa programación, lo que reducirá el riesgo para las personas en caso de tener que realizar alguna actividad peligrosa, como es la manipulación de material explosivo.

El proyecto estará terminado antes de dos años, aunque, los científicos dijeron que si reciben mayor apoyo por parte de otras instituciones públicas o de la iniciativa privada, el tiempo que llevará concluirlo será de sólo unos cuantos meses.

El robot podrá desplazarse a una distancia de 30 metros por minuto; contará con 10 grados de libertad de movimiento: siete en el brazo, lo que le permite ser versátil a la hora de ejecutar tareas, y tres en la base, lo que le permite movilidad omnidireccional, esto es, en todas direcciones, incluso sobre su propio eje.

Además contará con dos grupos de motores, uno para mover a plenitud el brazo y otro que impulsará la base móvil, además de un procesador de información, encargado de traducir al robot las órdenes a realizar.

Su peso oscilará entre los 12 y 15 kilogramos, lo cual le dará gran estabilidad, característica muy importante a la hora de manejar materiales delicados o peligrosos.

El robot será capaz de asistir a personas con alguna discapacidad física, pues podrá traer o llevar objetos como medicamentos, libros y alimentos de forma segura.

Otra característica es que cualquier persona estará en condiciones de programarlo y operarlo, a diferencia de los robots de fabricación extranjera que requieren de asistencia técnica para realizar sus funciones.

Rodríguez Angeles dijo que otro atractivo es su precio pues un robot importado puede llegar a costar 3 millones de pesos (unos 234.275 dólares), mientras que el que construyen en el Cinvestav tendrá un costo de 750 mil pesos (unos 58.593 dólares).

El proyecto es apoyado por el Cinvestav, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y el Instituto de Ciencia y tecnología del Distrito Federal.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.