Tecnología que enseña a conducir sin riesgos

Con este proyecto la empresa vasca Lander se propone una formación eficaz de conductores, ante las situaciones complicadas que pueden suceder en una ruta

 

Autor:

Juventud Rebelde

El simulador consta de cinco pantallas y una aplicación software que permiten al instructor diseñar las rutas que deberá completar el conductor alumno. Este recibe impulsos virtuales en su pantalla  y en su puesto de mando que le permiten experimentar las mismas sensaciones percibidas en una conducción real desarrollada en la carretera o vía férrea, según EL MUNMDO.es.

El proyectó emergió en 2002, cuando un grupo de ingenieros que cursaban estudios en la Escuela de Ingenieros Tecnum de la Universidad de Navarra, en San Sebastián, decidió llevar a la práctica sus amplios conocimientos en el mundo de la simulación acumulados durante años de estudios.

De esta manera, surgió la empresa vasca Lander como un proyecto «spin–off» –firma nacida de este centro de estudios–, enfocado a la formación «eficaz» de conductores ante las situaciones complicadas que pueden suceder en una ruta. «Vimos que había una necesidad de proveer de este tipo de dispositivos a las empresas transporte y del sector ferroviario para que ofrecieran una formación práctica y lo más cercana posible a la realidad para conductores profesionales y noveles» explica Jon Ares, técnico de proyectos de la firma Lander.

En la práctica, los simuladores constan de dos partes bien diferenciadas. En primer lugar, el instructor dispone de un puesto dotado de cinco pantallas y de una aplicación que sirve para diseñar la ruta virtual donde se desarrollarán diversos ejercicios prácticos para la enseñanza docente. «Se crea un itinerario que establece incidencias o accidentes que deberá resolver el alumno, desde una fuerte lluvia que le obligará a demostrar su habilidad en el manejo del volante hasta diversos obstáculos en la carretera o vías», indican los responsables de esta innovadora tecnología.

El alumno, por su parte, se ubica en un puesto de conducción donde recibirá a través del sistema una serie de impulsos virtuales, tanto de manera visual en la pantalla como en los mandos habilitados en su pupitre, que le valdrán para percibir las mismas sensaciones de una conducción en la vida real. «Cada puesto tiene sus mandos, palancas y volantes que deberá manipular para poder efectuar su recorrido».

Una segunda fase se centra en la propia simulación que comienza desde un punto de origen y finaliza en otro destino. En el caso del ejercicio ferroviario, el alumno parte de una estación y debe completar una ruta a través de diferentes pueblos hasta llegar a su destino final.

A lo largo de su trayecto verá en la pantalla varias complicaciones metereológicas, desde la aparición de nieve a fuertes precipitaciones, obstáculos en la vías, posibles averías y una serie de incidencias que deberá superar con éxito.

El instructor puede simultáneamente introducir durante la simulación nuevas averías, desconocidas por practicante, que le valdrán para «potenciar los aspectos de conducción más débiles».

«En una ruta de Amara a Hendaya, por ejemplo, puede suceder un problema en los rodamientos y éste deberá solucionarlo sin tener que detener el tren», exponen desde el equipo responsable del proyecto.

En lo que respecta a las dimensiones de estos dispositivos de conducción virtual, se trata de aparatos muy similares a las cabinas de camiones o puestos de mando de un convoy convencional. No en vano, los responsables de la firma buscan que el simulador responda lo «más fielmente posible» a la realidad que se deberán enfrentar cada día los profesionales de estos sectores.

De esta manera un prototipo estándar para un camión puede rondar un metro de longitud por otro de altura, mientras que un puesto de mando estaría diseñado para unas dimensiones cercanas a dos metros de longitud por otros dos de altura. «La verosimilitud es muy importante para que el conductor no sienta diferencias a la hora de manipular un vehículo de grandes dimensiones», detalla Ares.

El innovador servicio de simulación que la empresa ofrece a clientes punteros como CAF, Renfe o Metro Bilbao consta de tres ejes básicos. Los responsables de la firma se encargan del diseño de las máquinas, del desarrollo tecnológico de los simuladores y completan su labor con la implantación «llave en mano» de los aparatos en las propias sedes de las empresas.

«La idea es que los conductores de estas empresas experimenten las sensaciones y que estas sean lo más realistas posibles para que el alumno se crea que está en la carretera», subrayan desde el equipo de coordinación de Lander. El aspecto más novedoso que incorporan los simuladores es su «capacidad de docencia efectiva» ante situaciones de riesgo real en la carretera.

Así, entre las variadas contingencias habituales que se pueden dar en la conducción profesional se encuentran percances como pinchazos en las ruedas, la rotura de los ejes de dirección o la pérdida de tracción y fallos en los sistemas de seguridad. Por ello, las máquinas simuladoras posibilitan a los profesionales del asfalto y del ferrocarril un instrumento para «entrenarse y ofrecer una respuesta efectiva ante las contingencias, así como poder «corregir defectos» en su conducción.

«No es un videojuego, porque sirve para enseñar a estos profesionales a que dejen atrás los vicios adquiridos en años de conducción y puedan también reciclarse para aprender nueva técnicas».

Junto con el desarrollo de proyectos destinados al sector ferroviario y de automoción, la empresa ha llevado a cabo otro interesante simulador destinado para empresas del sector de la minería en León orientado a la perforación de túneles. Bajo el nombre 'Jumbo' el dispositivo enseña a los profesionales de la minería a realizar agujeros en el interior de cavidades.

Para ello, cuenta con un enorme robot que con la ayuda de unos brazos articulados simula la perforación de las profundas cavidades. La máquina ayuda a los operarios que deben manejar estas imponentes máquinas a adquirir «la destreza suficiente» que les permita manipular con soltura estos aparejos. «Facilita la excavación en las zonas difíciles de perforación y les dota a los técnicos de un entrenamiento práctico para poder manipular la máquina en los espacios reducidos del túnel», sintetizan.

Por otro lado, entre las ventajas que ofrece este novedoso sistema de conducción es su clara vocación formativa. No en vano, está concebida como una herramienta «práctica» que facilita a los profesionales de la conducción y los docentes una forma «eficiente» de preparar a los conductores antes las dificultades que pueden encontrarse.

«El programa cuenta con ejercicios específicos ante los desprendimientos de tierras, peatones y cliclistas que circulan muy cerca de las vías del tren, ante lo cual debe conducir con precaución y saber reaccionar correctamente», señala. Junto a este beneficio práctico, el sistema añade la posibilidad para que tanto, el instructor como el conductor, puedan visualizar en la pantalla los errores cometidos por el alumno durante la prueba práctica.

«Es un ejercicio muy completo porque se puede reproducir la ruta on line para que éste compruebe qué fallos ha cometido y aprenda a corregirlos», matizan desde Lander.

«El alumno es el máximo beneficiario de este servicio innovador porque recibe formación en situaciones muy verosímiles que le permite controlar los factores que intervienen en la conducción, desde sistemas eléctricos del vehículo, a componentes térmicos pasando por dispositivos neumáticos», explican desde Lander.

A la formación práctica se une el conocimiento teórico de todas las señales de tráfico viario y ferroviario, interiorización de los protocolos de comunicación con puestos de control, así como estrategias para saber cómo reaccionar ante pasos a nivel que no bajan las barreras e «incidencias" relacionadas con distracciones o maniobras deficientes.

«Reduce la probabilidad de accidentes, porque mejoran los hábitos de conducción y les sirven para entrenar sus reflejos ante situaciones imprevistas», resume.

La cartera de clientes de esta joven firma gipuzcoana se ha visto engrosada este año con media docena de proyectos distribuidos en países como Brasil, Arabia Saudí o La India, donde han logrado comercializar sus innovadores simuladores.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.