Contacto entre gemelos, primera socialización del humano

A estas conclusiones arribaron científicos italianos de la Universidad de Padova, tras las observaciones de parejas de individuos procedentes de una misma gestación cuando se encontraban en el vientre materno

Autor:

Juventud Rebelde

Los fetos de los gemelos se tocan, rozan y acarician en el vientre de la madre a partir de la decimocuarta semana de gestación, fenómeno asociado a las primeras relaciones del ser humano.

A estas conclusiones arribaron científicos italianos de la Universidad de Padova, tras las observaciones de parejas de individuos procedentes de una misma gestación cuando se encontraban en el vientre materno.

En esos contactos ponen cuidado similar al empleado cuando tocan partes sensibles de su propio cuerpo como los ojos, detallan los académicos en un reciente artículo publicado en la revista Public Library of Science One (PLoS ONE).

Nos encontramos ante la primera relación social antes de nacer, señalan los especialistas. Esta interacción no es fruto del azar y la falta de espacio de los bebés dentro del útero, explican.

Los recién nacidos vienen al mundo destinados a ser seres sociales. Sólo unas horas después del parto, pueden imitar gestos de los humanos que los rodean e interaccionar con las personas más cercanas, precisan en su artículo los académicos italianos.

Como parte de sus ensayos, analizaron el movimiento de cinco pares de fetos gemelos de igual número de madres con un equipo ultrasonográfico de cuatro dimensiones, que permite conocer la anatomía y el bienestar del feto a lo largo de su desarrollo.

Los gestos entre hermanos no eran accidentales. En un inicio, se encuentran distantes con movimientos débiles para alcanzarse el uno al otro. A partir de la undécima semana, contactan sus dos cabecitas, por ejemplo, entre la cabeza de uno y el brazo del otro y, viceversa, describieron los especialistas.

Grabados durante 20 minutos cada vez, los especialistas pudieron identificar tres movimientos distintos, entre ellos, los dedos de uno tocaban los pies del otro.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.