Animales africanos forzados a desaparecer

El hábitat de estos animales y el entorno natural africano está siendo atacado por hombres que tienen como única finalidad lucrar, aumentar el mercado ilegal para satisfacer demandas cada vez más exóticas de los ricos del mundo y para sustentar las guerras

Autor:

Juventud Rebelde

Nairobi, 25 oct (PL) La noticia de que la caza furtiva de elefantes y rinocerontes africanos se quintuplicó antes de finalizar 2010 con respecto al año anterior hace pensar que esos enormes paquidermos desaparecerán más rápido de lo que auguraron los científicos.

Un informe publicado en el rotativo Business Daily por una organización de protección a los animales denunció que se rompió el récord en estos 10 meses al interceptar 28 mil kilos de marfil procedente de África.

Bonaventure Ebayi, director del Comando del Acuerdo de Lusaka, alertó de que "se trata de un problema común en el continente, la práctica de la caza furtiva quebranta no solo a los animales, también al medio ambiente y al turismo.

El Acuerdo de Lusaka sobre cooperación en las actividades de represión del comercio ilícito de fauna y flora silvestres es una entre tantas instituciones que se crearon para proteger a los animales de su rival más depredador: el hombre.

Estudios recientes del Fondo Internacional para el Bienestar Animal (IFAW, en inglés) alertaron que al elefante africano (como especie) le quedan tan sólo 15 años de vida.

Son datos basados en una cruda realidad, tanto en África como en Asia, el número de incautaciones de colmillo ilegales supera con creces la tasa de natalidad, por lo que la especie podría extinguirse totalmente dentro de 15 años, sentenció Samuel Wasser en la revista Scientific American.

El hábitat de estos mamíferos y el entorno natural africano está siendo atacado por hombres que tienen como única finalidad lucrar, aumentar el mercado ilegal para satisfacer demandas cada vez más exóticas de los ricos del mundo y para sustentar las guerras.

Las zonas fronterizas de la región de los Grandes Lagos son las más afectadas por la caza furtiva, según el "Business Daily", que considera que las ganancias del comercio ilícito del marfil podrían estar siendo utilizadas para financiar a grupos armados.

Estos países necesitan mejorar el entrenamiento de los guardabosques y dotarlos de la última tecnología para poder combatir la avanzada técnica que emplean los furtivos, reconoció Ebayi.

En 2007 los cazadores exterminaron a 47 elefantes, en 2008 a 145, mientras el pasado año 216 paquidermos quedaron a merced de los grupos especuladores, según el diario keniano.

También otros seres vivos están camino a desaparecer y los bosques del continente cambiarán sus paisajes. Miles de turistas ávidos de encontrar a las especies casi extinguidas en su entorno se tendrán que conformar con imágenes grabadas.

Por supuesto que los gobiernos locales son los más afectados y es alarmante, sobre todo, en las áreas donde el turismo ocupa un lugar privilegiado en la endeble economía africana.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.