Señala científico cubano daños de posible guerra nuclear

El vicepresidente de la Sociedad Internacional de Meteorología Agrícola, Roger Rivero,  señaló que estudios preliminares revelan afectaciones notables sobre las producciones agrícolas en latitudes medias

Autor:

Prensa Latina

CAMAGÜEY, Cuba, octubre 27.— Las consecuencias climáticas de un posible conflicto nuclear inevitablemente tendrán un impacto global sobre la producción de alimentos, aseguró hoy el científico cubano Roger Rivero.

En declaraciones a Prensa Latina, el vicepresidente de la Sociedad Internacional de Meteorología Agrícola (INSAM) informó que estudios preliminares revelan afectaciones notables sobre las producciones agrícolas en latitudes medias.

Indicó que es precisamente en esta región del planeta donde se cultivan los principales productos alimenticios que se comercializan en el mercado mundial como trigo, maíz, soya y papa.

El experto en Cambio Climático y Agricultura añadió que para aquellos países, cuya seguridad alimentaria depende fundamentalmente de las importaciones de alimentos, la situación descrita implicaría grandes riesgos para la supervivencia.

Argumentó que la disponibilidad de alimentos en el mercado mundial y sus precios de mercado dependerá no sólo de la reducción de la producción en latitudes medias sino también de las políticas que las naciones involucradas adopten con respecto a las exportaciones de alimentos.

Se refirió a exploraciones científicas de los impactos sobre la producción de alimentos en países en desarrollo que pudieran tener cierta capacidad propia de alimentar su población con independencia de las circunstancias de mercado.

En tal sentido avizoró, no obstante la escala del conflicto, huellas nefastas sobre la producción de alimentos y disponibilidad de agua que van mucho más allá del desastre humanitario de millones de víctimas directas de las explosiones nucleares.

El escenario de no conflictos nucleares contendrá inobjetablemente los impactos derivados del cambio climático en progreso, aseveró Rivero.

Resaltó la labor de Cuba en sus primeras evaluaciones de la sensibilidad de la producción agrícola nacional ante estos impactos.

Está claro, dijo, que las principales variables de interés agrícola como son la radiación solar global, la temperatura y las precipitaciones, serán afectadas por los cambios climáticos asociados a un conflicto nuclear.

Citó también como importantes a la humedad atmosférica y la velocidad del viento.

Ejemplificó cómo en condiciones cercanas al invierno nuclear podrían no existir variedades o cultivos de ciclo corto.

Alegó que aunque los principales impactos biofísicos sobre cultivos agrícolas de los escenarios derivados de conflictos nucleares de un país en desarrollo de la zona tropical han sido previamente identificados, los científicos tienen un largo camino por recorrer en su lucha por mitigar tales efectos de la hecatombe.

Pero más importante aun es seguir luchando por evitar el desastre que un peligro de este tipo representa para la humanidad, afirmó el científico cubano.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.