El tatarabuelo del Tiranosaurio Rex

Según el estudio que los investigadores publican en la revista Science, el Eodromaeus tenía un cráneo similar a los terópodos, así como su pelvis y su tronco

Autor:

Juventud Rebelde

Un equipo de investigadores ha descubierto un nuevo dinosaurio, el Eodromaeus murphi, que vivió en los primeros tiempos de la era de los dinosaurios, hace unos 230 millones de años. Sus restos se han hallado en la formación de Ischigualasato, al norte de Argentina, informa EL MUNDO.es.

Este pequeño saurio, que caminaba sobre sus dos patas traseras, era similar a su contemporáneo, el Eoraptor, aunque tenía unas diferencias en su esqueleto que han cambiado el árbol evolutivo de estos gigantescos animales, una historia de la que se conoce muy poco.

El equipo del paleontólogo Ricardo Martínez, de la Universidad de San Juan de Argentina, comparó los huesos de ambas especies (el Eoraptor tambien se encontró en en el mismo lugar) y llegó a la conclusión de que el Eodromaeus murphi es el antepasado más primitivo de todo el grupo de los terópodos, entre los que se encuentra el mítico Tiranosaurio Rex. Hasta ahora, este puesto lo ocupaba su contemporáneo, el Eoraptor.

Por contra, éste último habría sido el ancestro del linaje de todos los saurópodos, en los que se incluyen todos los posteriores gigantes hervíboros de largo cuello, como el diplodocus o el Aragosaurio, encontrado e España.

Animales bípedos

Por lo que han averiguado, según el estudio que los investigadores publican en Science, el Eodromaeus tenía un cráneo similar a los terópodos, así como su pelvis y su tronco, mientras que el Eoraptor lucía unas fosas nasales muy grandes y unos dientes que recuerdan a los de los sauropodomorfos.

En lo que ambos coincidían es en su tamaño, menos de dos metros de largos, y en que eran bípedos, lo que sugiere que los tres grandes grupos de dinosarios (los ornitisquios, los sauropodomorfos y los terópodos) compartieron un cuerpo muy similar al final del Triásico.

En la formación de Ischigualasto, datada hace 230 millones de años, se han encontrado restos de otros animales que indican que la diversidad de dinosaurios en este periodo era mucho mayor de lo que se creía. Y también eran mucho más comunes, aunque su aparición no se habría debido a que hubo un reemplazo en un nicho ecológico, como el que dejaron otros grandes hervíboros.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.