Vinculan problemas de insomnio con depresión y ansiedad

Esa incapacidad de conseguir el sueño conduce además a dificultades en las relaciones humanas, bajos niveles de energía e incapacidad para lograr la concentración

Autor:

Juventud Rebelde

Depresión, ansiedad, deficiencias del sistema inmune y enfermedades cardiovasculares constituyen algunos de los principales problemas de salud al sufrir de insomnio, demuestra una reciente investigación, destacó PL.

Esa incapacidad de conseguir el sueño conduce además a dificultades en las relaciones humanas, bajos niveles de energía e incapacidad para lograr la concentración entre otros trastornos, destacan los autores en un artículo publicado en la revista Sleep Matters (El sueño importa).

La privación de sueño es mucho más que una pequeña irritación. Quienes lo experimentan pueden encontrarse en una espiral descendente de falta de sueño y mala salud, de la cual algunas personas nunca logran recuperarse, señaló Dan Robotham, uno de los autores.

El estudio, que involucró a unas siete mil personas, comprobó que los individuos privados de sueño tienen cuatro veces más probabilidades de tener problemas de pareja, tres veces más riesgo de depresión y probabilidades de experimentar falta de concentración.

Otras situaciones asociadas son la incapacidad para finalizar tareas, tanto en el trabajo como en la vida diaria, subrayan los especialistas.

Estadísticas de la Organización Mundial de la Salud estiman que más del 90 por ciento de la población experimenta algún grado de privación de sueño en algún momento de su vida.

En Gran Bretaña, por ejemplo, la Fundación de Salud Mental, que lidera el estudio, comprobó que el 30 por ciento de la población de ese país sufre de esta patología o algún trastorno relacionado al sueño.

Aunque el insomnio es la dificultad para iniciar el sueño, esta situación se manifiesta de diversas maneras, una de ellas son los problemas para conciliar el sueño al acostarse, o sea, el insomnio inicial.

En la clasificación se incluye además los despertares frecuentes durante la noche, el insomnio intermedio y los despertares muy temprano por la mañana, antes de lo planeado, el llamado insomnio terminal.

Entre sus consecuencias se encuentran la recuperación que el cuerpo necesita durante el descanso nocturno, que ocasiona  somnolencia diurna, baja concentración e incapacidad para sentirse activo durante el día.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.