El ojo humano tiene sustancias que pueden actuar como una brújula

Una nueva investigación encontró que el ojo humano contiene un compuesto sensible a la luz que puede percibir el magnetismo del planeta

Autor:

Juventud Rebelde

Muchas aves confían en su capacidad para detectar el campo magnético de la Tierra para poder llevar a cabo sus largos viajes migratorios, informa BBC Mundo.

Se pensaba, sin embargo, que los seres humanos carecíamos de este sentido natural de detección magnética.

Pero ahora una nueva investigación encontró que el ojo humano contiene un compuesto sensible a la luz que puede percibir el magnetismo del planeta.

El estudio fue presentado por la Escuela Médica de la Universidad de Massachusetts, en Estados Unidos.

Aunque la investigación fue llevada a cabo con moscas, el hallazgo permitirá llevar a cabo estudios más amplios sobre el controvertido campo de la biología sensorial en los seres humanos, dicen los científicos en la revista Nature Communications.

Todavía no se conocen con claridad cuáles son los mecanismos exactos con los cuales los animales migratorios pueden navegar sus largos trayectos.

Lo que sí sabe es que muchos de estos animales utilizan una proteína sensible a la luz, llamada criptocromo (CRY), que se cree juega un papel esencial en la capacidad de detectar el campo magnético de la Tierra, la llamada magnetorrecepción.

Magnetorrecepción

Los investigadores de Massachusetts ya habían demostrado en estudios previos que en el caso de la mosca Drosophila, la proteína criptocromo puede funcionar como un sensor magnético sensible a la luz.

Para probar si la proteína criptocromo que posee el ser humano, llamada hCRY2, tiene una capacidad magnética similar, el profesor Steven Reppert y su equipo crearon moscas Drosophila modificadas en las que reemplazaron su proteína CRY original con la proteína humana hCRY2.

«Desarrollamos un sistema para estudiar el mecanismo de magnetorrecepción en la mosca de la fruta» explica el doctor Reppert a la BBC.

«Logramos colocar proteínas de otros animales en la mosca para observar si estos compuestos en sus diferentes formas realmente funcionan como magnetoreceptores».

«De todos los vertebrados, pensamos que la que era más importante para estudiar era la proteína del ser humano».

Los investigadores descubrieron que en efecto, las moscas con la proteína humana pudieron detectar y responder a la fuerza eléctrica generada por el campo magnético.

Tal como señala el profesor Reppert, los resultados muestran que la hCRY2 tiene la capacidad molecular de funcionar como un sistema de detección magnética.

Esto, dicen «podría abrir la puerta para investigaciones más amplias sobre la magnetorrecepción humana».

El doctor Reppert, sin embargo, subraya que estas investigaciones serán «difíciles debido a la naturaleza de la magnetorrecepción humana que, si existe, reaccionamos a ella sin saber que realmente lo estamos haciendo».

Por eso las futuras investigaciones sobre la sensibilidad magnética humana, explica el científico, deberá ser llevada a cabo a nivel conductual.

«Sería muy sorprendente descubrir que no contamos con este sentido, que usan varios animales» afirma el investigador.

«Creo que el asunto ahora es entender cómo lo usamos», agrega.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.