El lagarto «embarazado» del Cretáceo temprano

Científicos británicos hallan los restos de un tetrápodo de hace 120 millones de años con al menos 15 embriones en su interior

 

Autor:

Juventud Rebelde

La investigadora Susan Evans, del University College London, y su colega chino Yan Wang se quedaron muy sorprendidos cuando al estudiar un fósil de lagarto de hace 120 millones de años se encontraron en su interior más de una docena de embriones. En la actualidad sólo un 20% de reptiles y serpientes son capaces de «embarazarse» de sus crías, un porcentaje bajo, por lo que encontrar un ejemplo fosilizado, y tan antiguo, es algo muy excepcional, informa El Mundo.es.

Los restos, según explica Evans a ELMUNDO.es, se encontraron en el norte de China, en el yacimiento de Jehol Beds, un espectacular enclave de restos del Cretáceo en donde han salido a la luz los más primitivos registros de lagartos y, ahora, de unos tetrápodos vivíparos. «Este descubrimiento es muy importante porque nos dice que la preadaptación de los vivíparos [como somos todos los mamíferos] evolucionó en un periodo muy temprano en este grupo», explica Evans.

Se trata de un lagarto, de la especie «Yabeinosaurus», que mide unos 30 centímetros de largo. Fue Wang quien, al estudiarlo bajo el microscopio, localizó al menos 15 embriones del mismo tipo y tamaño casi totalmente desarrollados en su interior. A algunos de ellos, según publican en la revista alemana «Naturwissenschaften», se les aprecian hasta sus pequeños dientes.

El hecho de que estos embriones se desarrollaran dentro del cuerpo implica que ya entonces los embriones recibían sangre suficiente y, además, la cáscara de los huevos no existía o era muy fina, para que pudiera llegarles oxígeno.

Al llevar esta carga dentro del cuerpo, estas criaturas habrían tenido problemas para escapar de los depredadores en tierra, donde parece ser que vivían habitualmente, pero no tanto dentro del agua, donde se habrían movido con más facilidad pese a que no tener un esqueleto predominantemente acuático.

«La presencia de vivíparos «Yabeinosaurus» en el Cretáceo temprano demuestra que habían evolucionado anatómica y fisiológicamente con esta estrategia reproductiva al menos hace 125 millones de años, en un momento no muy distinto que el de los mamíferos theria. Pero a diferencia de éstos, los lagartos al final retuvieron el modelo ovíparo como primer modelo reproductivo», concluyen los investigadores.

Susan Evans y su equipo continúan rescatando fósiles de esta zona. «Tenemos varios ejemplares de largatos «Yabeinosaurus», y cada uno nos cuenta un poco más acerca de su biología», concluye.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.