Meteorito Tissint: una ventana a la geología marciana

Tissint impactó con la Tierra el 18 de julio de 2011 en el desierto marroquí. El impacto fue avistado en directo, convirtiéndose en el quinto meteorito marciano visto en su entrada en la Tierra

Autor:

Juventud Rebelde

El meteorito Tissint, que hace un año impactó en Marruecos, definitivamente procede de Marte. Un estudio científico ha concluido que este bólido tuvo su origen en la corteza marciana y contiene en su interior materiales de la atmósfera y la superficie del planeta rojo.

«Hemos concluido finalmente que las señales químicas de su erosión proceden de Marte», explica en la revista Science la firmante principal de la investigación Hasnaa Chennaoui Aoudjehane, de la Universidad Hassan II en Casablanca, Marruecos.

La roca se convierte así en una ventana única para un conocimiento aún más riguroso de Marte, completando los descubrimientos de misiones como la de Curiosity. «Estos meteoritos constituyen una de las fuentes directas de información acerca de las condiciones del planeta (principalmente atmosféricas y litosféricas)», explicó Jesús Martínez Frías, doctor en Ciencias Geológicas, Jefe del Departamento de Planetología y Habitabilidad del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA).

Tissint impactó con la Tierra el 18 de julio de 2011 en el desierto marroquí. El impacto fue avistado en directo, convirtiéndose en el quinto meteorito marciano visto en su entrada en la Tierra. Desde ese momento, los científicos comenzaron una búsqueda incesante de restos de la roca marciana.

Desde que en octubre del año pasado se descubriera el primer trozo, se han recogido siete kilogramos de restos del meteorito. El hecho de que fuera avistado fue esencial para recopilar restos más rapidamente, manteniendo sus características originales, ya que «no ha estado prácticamente afectado a la contaminación inorgánica y orgánica que es habitual en ejemplares más antiguos», comenta Martínez Frías.

Los investigadores han descubierto que este meteorito era una roca de la superficie marciana y hace 700.000 años un asteroide la expulsó de su planeta.

La roca se resquebrajó y a través de sus fisuras atrapó elementos propios de la corteza y la atmósfera marciana. El calor selló la roca, atrapando los componentes químicos que ahora prueban su procedencia del planeta rojo. Entre esos elementos se encuentran el nitrógeno y el cerio, propios de la atmósfera de Marte, los cuales pudieron ser observados en unos cristales negros de la roca.

Tissint se exhibe actualmente en la galería del Museo de Historia Natural de Londres junto con otros 1.950 meteoritos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.