Desarrollan páncreas artificial como solución para diabetes tipo I

El dispositivo portátil logrará que los pacientes de diabetes tipo 1 tengan una vida normal al quedar implantado con una breve intervención

Autor:

Juventud Rebelde

Un páncreas portátil artificial construido con una versión modificada de iPhone regula con éxito el nivel de azúcar en sangre en un ensayo realizado en pacientes de diabetes tipo 1, según una investigación realizada en la Universidad de Boston y el Hospital General de Massachussetts, destaca Telesur.

El páncreas artificial es la última versión con la que un grupo de investigadores han estado trabajando varios años. El sistema consiste en un iPhone 4S al que se le han añadido un monitorizador de glucosa y dos bombas con reservas de insulina y glucagón.

El director del instituto de diabetes Johns Hopkins, Dr. Fredric E. Wondisford, afirma en el New York Times, que es un claro avance, aunque hay que estar precavido de su efectividad puesto que ha sido probado en un escaso número de personas.

El dispositivo es la última versión de un modelo sobre el que los investigadores publicaron un estudio en 2010. Cuatro años más tarde, Steven Russell,coautor del estudio, afirma que la clave está en la portabilidad, lo que permite a los pacientes una total normalidad en su vida, según informa Elmundo.es.

«El páncreas artificial redujo los valores medios de glucosa a niveles que se relacionan con una reducción importante del riesgo de complicaciones diabéticas», explica Russell. Estos niveles medios fueron 138 miligramos por decilitro de sangre en los adultos y 142 en los jóvenes. «Esto es tremendamente difícil con la tecnología disponible actualmente, por lo que la mayoría de las personas con diabetes son incapaces de lograr estos niveles».

Alternativa a los pinchazos y a las bombas de insulina

«En los dos estudios este dispositivo superó nuestras expectativas en términos de capacidad para regular la glucosa, prevenir la hipoglucemia y adaptarse automáticamente a las variadas y diferentes necesidades de adultos -algunos de los cuales eran muy sensibles a la insulina- y adolescentes, que normalmente requieren mayores dosis de insulina», explica Edward Damiano, del departamento de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Boston y principal investigador del proyecto. «No hay una actual terapia estándar que pudiera compararse con los resultados que hemos visto», asegura.

Esta nueva solución sería una alternativa a los tradicionales pinchazos y a las bombas de insulina que utilizan la mayor parte de los pacientes. El páncreas artificial, a diferencia de las bombas que solo dispensan insulina, propocionarán tanto insulina como glucagón, las hormonas que regulan la cantidad de glucosa en sangre.

Con una breve operación, un sensor implantado bajo la piel en un lado del abdómen del paciente mide de forma aproximada el nivel de glucosa en sangre. El sensor envía la lectura al smartphone y su software calcula la dosis de insulina y glucagón necesaria cada cinco minutos. A continuación, la medicina necesaria es distribuida por las bombas.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.