Proteger especies únicas en cayo del norte cubano

Entre ellas se encuentran cactus de la familia Consolea millspaughi, el Vireo de las Bahamas, el Frailecillo Silbador, entre otros

Autor:

Juventud Rebelde

CIEGO DE ÁVILA, julio 24.— Cayo Paredón Grande es un islote perteneciente al archipiélago Sabana-Camagüey y sobresale en Cuba por ser una zona donde se localizan tres únicas especies de la flora y la fauna, según PL.

Antonio García, biólogo e investigador del Centro de Ecosistemas Costeros de Cayo Coco (CIEC), señaló a Prensa Latina que allí habita la mayor población de cactus, de la familia Consolea millspaughi, única existente en la Isla y fuera del área caribeña.

La planta, nativa del Caribe, crece en un área natural protegida de Cayo Paredón Grande, cerca del faro Diego Velásquez y alcanza una altura de alrededor de un metro y medio, en suelos esqueléticos con régimen de poca lluvia y cierto grado de salinidad.

Esa porción de tierra de la cayería norte de la provincia de Ciego de Ávila, a 430 kilómetros al este de La Habana, también acoge al Vireo de las Bahamas, especie de ave que tiene su hábitat exclusivo en matorrales costeros.

Vireo de las Bahamas( Izquierda ), el cabrerito de la ciénaga aves amenazadas, presentes en la cayería norte de Cuba.Autor: Juventud Rebelde

Según explicó el especialista, esa variedad de pájaro se ha visto en ocasiones en Cayo Guillermo y Cayo Coco, pero individuos aislados, no en grupos como en Paredón Grande.

Otra especie con residencia en el islote cubano es el Frailecillo Silbador (Pipig Plover), ave migratoria en peligro de extinción que vive en playas arenosas y es muy seguido a nivel mundial en todas sus estancias y rutas.

Resaltó que existen convenios con organizaciones internacionales para realizar conteos simultáneos en sitios cubanos donde se pueda observar el Frailecillo, pero hasta ahora sólo se avista en Paredón Grande.

Allí se desarrolla un programa de monitoreo y protección encaminado a preservar las plantas y los animales, teniendo en cuenta que esa zona sirve de guarida a unos 160 tipos de aves migratorias y residentes, expresó García.

La avifauna del islote es atípica con respecto a otras zonas de Cuba, incluido otros cayos, pues en su mayoría son compartidas con las Islas de las Bahamas.

Agregó que Paredón Grande es un cayo muy frágil y estrecho, con escasas formaciones vegetales, donde predomina el matorral xeromorfo, poco llamativo pero que tiene una riqueza florística excepcional.

Perteneciente al destino turístico Jardines del Rey, ese cayo carece de hoteles e instalaciones constructivas, por lo que es un sitio virgen, solo visitado por turistas que viajan en excursiones o van a practicar buceo o pesca al fly.

Paredón Grande sorprende por sus paisajes tropicales y su rica biodiversidad, con ocho kilómetros de hermosas playas, en las que sobresale la de Los Pinos, uno de los balnearios más naturales de la región turística.

Posee una gran laguna natural en la parte sur, refugio principal de las aves migratorias provenientes del norte de Estados Unidos y de Canadá durante la época invernal.

En sus áridos terrenos crecen el mangle rojo, hicacos, palma enana, cactus, yuraguano y lirios, mientras que en el mundo animal sobresalen las garzas, alcatraces, palomas, rabihorcados, sevillas y otras.

También es muy conocido ese cayo por la presencia del faro Diego Velásquez, el cual a pesar de su longevidad cumple cada día la misión de acompañar y orientar al navegante durante las noches.

Debe el nombre a los altos farallones que bordean su extremo norte y que a la vez parecen guardianes de sus costas.

Lea además

Desarrolla Cuba proyecto para proteger aves amenazadas

Guardián de las playas

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.