¿Cómo funciona el cerebro de las personas creativas?

Las personas que generan ideas originales en su vida cotidiana tienen un cerebro distinto a los demás

Autor:

Juventud Rebelde

Igual que la inteligencia, la creatividad puede ser considerada como un talento que todas las personas tienen en mayor o menor medida. No obstante las personas que generan ideas originales en su vida cotidiana tienen un cerebro distinto a los demás.

Así lo confirma una investigación liderada por Roger Beaty, experto en neurociencia cognitiva de la Universidad de Harvard, en la cual se midió la actividad del cerebro cuando las personas estaban trabajando en una tarea que requiere pensamiento creativo y se descubrió que los que tienen ideas más originales, mostraron un patrón distinto en sus conexiones cerebrales.

Poco a poco los científicos han comenzado a descubrir cuáles son las zonas del cerebro que se relacionan con la creatividad y a identificar procesos como las ideas espontáneas y el pensamiento controlado, aquel que permite determinar si esas ideas locas pueden llegar a funcionar en la vida real.

Beaty explicó en una entrevista concedida a la BBC Mundo que él estudió el comportamiento de las distintas redes neuronales utilizando una resonancia magnética funcional (fMRI, por su nomenclatura en inglés), una técnica que permite obtener imágenes de la actividad del cerebro.

«Pudimos predecir -modestamente- la habilidad creativa de una persona a partir de la fuerza de sus conexiones neuronales al interior de una misma red», comenta el científico.

«En general, las personas con conexiones más fuertes, tuvieron mejores ideas».

Durante la investigación, publicada en la revista científica estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences (más conocida como PNAS), Beaty encontró que el pensamiento creativo ocurre al interior de tres redes: la red neuronal por defecto, que se utiliza cuando el cerebro está imaginando; la red de control ejecutivo, que se activa para tomar decisiones; y la red de prominencia, utilizada para discernir la importancia de una cosa y que funciona como un interruptor entre las otras dos redes.

La red de prominencia tiene una función clave para alternar entre el mecanismo de generación de ideas y el de evaluación de las mismas. Normalmente estas redes no se activan al mismo tiempo. Por ejemplo, cuando se activa la red de control ejecutivo, la red neuronal por defecto se desactiva.

Pero la investigación sugiere que «las personas creativas tienen una mayor habilidad para coactivar redes neuronales que habitualmente trabajan por separado», explica Beaty.

«El cerebro creativo está conectado de una manera diferente y las personas creativas son más capaces de activar sistemas cerebrales que típicamente no funcionan juntos». De igual forma el investigador afirmó que es posible entrenar el cerebro en áreas determinadas para estimular ideas originales.

«El entrenamiento en distintos campos, como la escritura creativa, puede funcionar -en parte- para mejorar la conectividad neuronal dentro de una misma red. Otros entrenamientos cognitivos y estimulaciones cerebrales no invasivas también podrían ser útiles para facilitar los pensamientos creativos». Sin embargo —agrega— otra cosa es un «cerebro creativo» que activa en paralelo varios circuitos cerebrales y cuyas conexiones son más fuertes.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.