Responde Aguas de La Habana

La ingeniera Ana Remis Castro, jefa del departamento de Atención al Cliente de Aguas de La Habana, me escribe para responder varias quejas de ciudadanos, reflejadas en nuestra edición del pasado 20 de junio.

La primera se refiere a la denuncia que hiciera Luis Adrián Betancourt, acerca de un salidero en calle Tercera, entre Albear y Santa Catalina. Según el lector, el mismo permanece inalterable desde hace casi dos años.

Al respecto, la funcionaria aclara que en el período mencionado por el cliente se han suprimido en esa cuadra siete fugas de agua, por lo cual «no necesariamente se trata de un salidero que permanece inalterable sin ser suprimido, sino que por el deterioro de las redes, surgen nuevos muy próximos a los lugares donde son reparados».

Informa también que en la inspección realizada al día siguiente de la publicación del caso, se comprobó que a pesar de que el 14 de junio se había concluido la reparación de la acometida del inmueble número 257, existe un nuevo salidero en el parterre de Tercera y Santa Catalina, cuya reparación está programada para esta segunda quincena de julio.

La otra queja era la de Jesús Orbea: un salidero que llevaba más de tres meses en Omoa casi esquina a Alejandro Ramírez, en el municipio de 10 de Octubre. Luego del reporte de los vecinos, una brigada de Aguas de La Habana fue allí, abrió un gran hueco y cambió un tramo de tubería, pero no logró suprimir el «manantial». Volvieron, eliminaron la montaña de escombros, pero dejaron el salidero.

A propósito, Remis señala que «la envergadura del trabajo realizado en el lugar es grande. El deterioro del tubo es tal, que después de realizar la sustitución de un tramo afectado, surgió otro. Su supresión está programada también para la actual quincena de julio. En ambos casos, los clientes fueron visitados y recibieron estas explicaciones».

La tercera queja era de José Antonio Prado, de Peñalver 471, entre Franco y Oquendo, en Centro Habana: desde septiembre de 2005 hay un salidero en Peñalver, entre Marqués González y Oquendo.

Responde Ana Remis que en inspección realizada al lugar el 27 de junio, se comprobó que el salidero es interior, por lo cual no corresponde solucionarlo a Aguas de La Habana.

Agrega la funcionaria que ese caso ya ha sido atendido en reiteradas ocasiones por Aguas..., y se le ha dado respuesta a los demandantes, en el sentido de que deben dirigirse a la Micro Social, entidad que atiende los salideros ocasionados en el interior de las edificaciones.

Por otra parte, me escribe Alexis Valle Portilla, de calle 262 número 8, en Santa Fe, municipio capitalino de Playa. Y es para contar que el pasado 11 de junio su suegra viajó a la capital en el llamado tren Francés, previa reservación. Había pagado por la tarifa de un servicio especial, de cuando comenzó a rodar el mismo. Pero ya el servicio y las condiciones, incluyendo la falta de aire acondicionado, no se corresponden con aquel precio; a más de que el viaje duró unas 28 horas. Cuando la señora le preguntó a la ferromoza si no se le repondría la diferencia del servicio, esta le dijo que no. «¿Es eso justo?», cuestiona Alexis.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.