Los postes inclinados del Cerro

En el municipio capitalino de Cerro hay dos postes que hace mucho tiempo amenazan con caerse. Y a pesar de los alertas y llamados de los vecinos, nada se ha hecho por evitar una tragedia.

El primero de ellos es del tendido eléctrico, y se encuentra en la esquina de General Aguirre y Emilio Núñez, según denuncia en su carta Roxana Abreu González, residente en General Aguirre 564. El poste, que está casi desprendido de abajo y apenas sostenido por los tensores, cada día se inclina más; y con él los cables de la electricidad.

Refiere Roxana que hace más de un año su esposo lo reportó en las oficinas de la Organización Básica Eléctrica (OBE) en Zapata y 4, en Plaza. Pasado cierto tiempo, y sin respuesta, volvió por allí, y le prometieron que se resolvería. Pero nada. El hombre retornó por Zapata y 4 y de nuevo lo mismo. Siguió pasando el tiempo. Roxana llamó, pero nada.

No faltaron llamadas de Roxana al Ministerio de la Industria Básica, a la Unión Eléctrica, promesas de investigar el caso y de solucionarlo definitivamente; pero, como dice la lectora: «no ha venido nadie a resolver el problema y cada día el poste está peor.

«Incluso, el Canal Habana, de la capital, difundió un reportaje crítico sobre la peligrosa dilatación del caso. Y no hubo respuesta alguna. ¿Qué hay que hacer? ¿Esperar a que ocurra un accidente?», pregunta Roxana.

El segundo caso es el de un poste telefónico que hace más de dos años amenaza con caerse en la cuadra de Carmen Arrechea Gámez, vecina de Zequeira 355, interior, entre Patria y Lindero.

Significa la remitente que los vecinos han planteado la situación en reiteradas ocasiones. Han llamado a ETECSA, «recogen los datos y todo muy bonito, pero el poste sigue ahí».

Refiere Carmen lo alarmante que es el hecho de que los niños de la cuadra constantemente están jugando debajo del poste, y hasta se cuelgan de los cables. «¿Dónde está la sensibilidad de todas esas personas que han sido partícipes de esa información y nada han hecho?», cuestiona la lectora.

La tercera carta es una respuesta de Jorge Gutiérrez Castro, director de Ingresos del Ministerio de Finanzas y Precios, a la inquietud del lector Felipe Candelé González, reflejada en esta sección el pasado 25 de agosto.

Entonces Candelé criticaba la ausencia de identificación visual exterior de muchas empresas e instituciones estatales; y señalaba que ello se había incrementado a partir de que las entidades se vieron obligadas a pagar un impuesto por ello.

Aclara Gutiérrez que, de acuerdo con la Resolución 241 del 2002 de ese Ministerio, lo que está vigente es la aplicación de una tasa por la radicación de anuncios y propaganda comercial; pero no así para las graficaciones que identifiquen la sede o el domicilio de los órganos y organismos del Estado, los órganos locales del Poder Popular y las organizaciones políticas, sociales y de masas, las empresas, círculos infantiles, centros educacionales, de salud, culturales y cualesquiera otras unidades presupuestadas. «No obstante, señala, nuestro Ministerio se encargará de evaluar la inquietud con las instancias correspondiuentes».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.