Módulos de inquietudes

Revolución Energética es eficiencia y racionalidad. Pero algunas personas reflejan inquietudes acerca de la organización del proceso, y falta de información sobre algo que modificará sus vidas y costumbres.

Maykel Morales, de avenida 8 número 10, en Cantel, municipio matancero de Cárdenas, señala que el domingo 1ro. de abril llegaron allí los camiones con los refrigeradores, pero no el personal encargado del cambio. Les dijeron que sería al otro día.

Se organizó la guardia por CDR para cuidar el local de almacenamiento. Pero el lunes tampoco vinieron y continuó la guardia. El martes tampoco. Los pobladores siguieron en guardias ininterrumpidas... Y el 4 de abril arribaron... pero plantearon que el censo realizado con anterioridad tenía muchas deficiencias. No se podía hacer el cambio hasta que no se actualizara, tarea que realizaron ese propio día. Luego había que reflejarlo en el municipio. Resultado, que el 6 de abril todavía no se habían cambiado los equipos. Muchas personas sin asistir a sus trabajos esperando o haciendo guardia...

Santiago Suárez, de Zargazazo número 30822, entre Capricho y San Gabriel, en la ciudad de Matanzas, es un jubilado de 90 años, con una pensión de 164 pesos y vive solo. Su refrigerador se rompió después que estaba censado para el cambio, y no existen piezas para el mismo. Su preocupación es: si ya estaba registrado, ¿por qué negarle la posibilidad de cambiarlo?

Pablo Cabrera, de Juanita Mora sin número, entre Flor Crombet y Máximo Gómez, en la localidad tunera de Puerto Padre, posee una nevera altamente consumidora de electricidad. Los trabajadores sociales le han dicho que tienen orientaciones de que no se cambian esos equipos. Hablan de una segunda vuelta que nadie sabe cuándo será. Mientras tanto, su nevera continuará «enfriando» sus deseos.

Magdiel Jesús Betancourt vive en calle Tercera, Edificio 4, apartamento 1, en Yaguajay, provincia de Sancti Spíritus; y cuenta que su mamá tiene un televisor norteamericano marca Zenith de bombillo, que todavía funciona. No se lo quisieron cambiar porque esa marca no está comprendida en el programa.

Manifiesta que en otros sitios del mismo municipio hasta cambiaron algunos que nada más se oían; y, sin embargo, ahora son estrictos en casos como el de su mamá. Él se pregunta por qué el telerreceptor de ella, que sí funciona, no es considerado.

Rosalba Salgado, de Chile número 1, entre Carretera Central y Honduras, reparto El Retiro, de la ciudad de Camagüey, cuenta que el programa no ha tenido en cuenta las particularidades de algunas viviendas como la suya, donde hay dos núcleos familiares bien delimitados. Ella lleva 15 años viviendo allí, separada del jefe de núcleo. Y no ha podido hacer el desglose de la casa, aunque constituyen dos familias aparte. Pero el módulo de cocción se le entregó solo al titular, a nombre de quien está el metro contador.

Rosalba dice que le prometieron que habría una segunda vuelta para casos como el suyo. Mientras tanto, se les daría queroseno para cocinar, luego de un censo al respecto. Pero han transcurrido 11 meses y nadie sabe cuándo llegará esa segunda vuelta. En cuanto al combustible, resulta que ella no aparece en la relación, y ya lleva tres meses sin recibir el mismo.

Estas y otras inquietudes revelan la importancia que el pueblo le otorga a algo tan estratégico para el país como la Revolución Energética. Y también aflora la necesidad de que sin dejar de ser estricto y centralizado, debe particularizarse el tratamiento. Todos los casos no son iguales.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.