Pudo ser evitado

 

No andaba desacertada la lectora Lourdes Sánchez Díaz, cuando escribió a esta columna para denunciar la anómala situación laboral de su hija Yaisimy Ojito Sánchez y otros 16 jóvenes egresados como técnicos de nivel medio en el Instituto Politécnico José Ramón Fuerte, de Cabaiguán, provincia de Sancti Spíritus.

 

El pasado 24 de abril esta sección reflejó la inquietud de esa madre, quien reside en Guayos, en la propia provincia: el asunto era el tratamiento que le había dado la Empresa Municipal de Servicios de Cabaiguán a su hija, graduada como técnico en Servicios de belleza, y al resto de los jóvenes. Sencillamente, luego de que fueran ubicados en esa entidad para cumplir su servicio social, se negaban a aceptarlos, pretextando que no contaban con el presupuesto necesario.

Y Lourdes se preguntaba cómo era posible que algo tan serio como la ubicación laboral, el servicio social y el consiguiente adiestramiento, no estuvieran concebidos por la planificación necesaria. Cómo explicarse ese desentendimiento, en otras palabras.

Aunque la Empresa de Servicios de Cabaiguán no ha dicho ni esta boca es mía, sí recibí una carta de respuesta del ingeniero Mario Miranda Márquez, director de Formación y Desarrollo del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), entidad que elabora y supervisa en todo el país las políticas para la atención y preparación de los graduados como técnicos de nivel medio y de nivel superior.

Refiere el funcionario que de acuerdo con las investigaciones realizadas, se constató que la Dirección de Trabajo en ese territorio coordinó previamente, antes de la graduación de los jóvenes, con la Empresa de Servicios de Cabaiguán la asignación de los mismos. Y en aquel momento, puntualiza, «no se planteó nada que impidiera la ubicación en ella de los mismos».

Manifiesta Miranda que «una vez que aceptó la asignación de estos graduados, la Empresa Municipal de Servicios de Cabaiguán, si no tenía el presupuesto necesario para recibirlos, debió haber tramitado con la Empresa Provincial y el Gobierno del territorio, el presupuesto requerido para cumplir con el compromiso establecido».

Pero la empresa no lo hizo así y esperó la llegada de los graduados para planteárselo a ellos, sin haberlo informado a la Dirección Municipal de Trabajo en ningún momento.

Aclara el Director de Formación y Desarrollo del MTSS que a raíz de la revelación del problema por Juventud Rebelde, la Dirección Provincial de Trabajo de Sancti Spíritus realizó con la Empresa de Servicios y el Gobierno de Cabaiguán los análisis necesarios para la asignación del presupuesto, lo cual quedó resuelto. «Esto demuestra —argumenta Miranda— que de haberse planteado por la Empresa de Servicios esta situación en el tiempo requerido, no se hubiese dado este problema».

Finalmente, atestigua que ya en estos momentos está resuelta dicha situación: «Los jóvenes graduados fueron ubicados y se encuentran trabajando donde se les asignó, y se les está dando el tratamiento establecido en la legislación vigente en cuanto a su recibimiento, atención y preparación».

Agradezco a Miranda su respuesta tan diáfana y el interés tomado por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social en el caso, como institución rectora y salvaguarda de la justa política del país en cuanto al empleo, asimilación y preparación de la fuerza de trabajo calificada.

Y la historia nos deja una lección: ninguna entidad estatal puede desentenderse de la política trazada para la acogida y tratamiento en el universo laboral del país de los jóvenes egresados de nuestro sistema nacional de enseñanza. Los nuevos profesionales y técnicos no merecen frustrarse porque son el resultado de nuestros propios esfuerzos y de las posibilidades del talento humano que hemos creado. No podemos soslayarlos como una carga ajena, porque son el relevo de quienes, inevitablemente, serán sustituidos por la vida, el tiempo y la dialéctica.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.