Desubicada...

Entre la frustración y la impotencia, escribe Bárbara Soler Llanes, desde calle 21 número 5020, entre 50 y 52, en el municipio capitalino de Playa: Está en juego el futuro laboral de su hija Rachel Sánchez Soler.

Refiere Bárbara que Rachel recién se graduó como Bachiller Técnico en Comercio, en el Instituto Politécnico de Servicios Playa Girón. Y cuando se le entregó la boleta de ubicación laboral, la remitieron a hacer su Servicio Social en la Unión del Papel.

Como la ubicación no tiene que ver con los estudios de la joven, la madre se presentó con su hija en la entidad. Y allí las veían como «bichos raros»: Nadie entendía que un graduado de técnico de nivel medio en Comercio sea ubicado en una plaza de Informática y de Contabilidad.

Bárbara reconoce que allí las personas fueron muy amables, y le manifestaron que no se preocupara, pues la iban a preparar. Pero al indagar sobre la posibilidad de rectificar el error, le comunicaron que era imposible. Rachel debe cumplir su Servicio Social en dicha entidad.

Y Bárbara se pregunta: «¿Por qué? ¿Para qué graduamos de una especialidad si no garantizamos la correcta ubicación...? ¿Debe perder dos años desvinculada de su perfil por motivos ajenos a ella? ¿Quién garantiza que después de dos años pueda reinsertarse en trabajos afines a su perfil?».

Es seria la inquietud de esa madre. No es la primera vez que se revelan irregularidades en la ubicación de los técnicos de nivel medio, amén de ciertas inconcordancias de los planes de estudio con las necesidades reales del país, que luego dejan el sabor de la frustración.

Sin respuesta ni esclarecimiento: En Monte 456, apartamento 15, entre Indio y Ángeles, La Habana Vieja, Jorge Alberto Peñate Rivero también se siente frustrado: En enero de 2008 escribió a la Dirección Provincial de Trabajo de Ciudad de La Habana, y en marzo de este mismo año al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, con inquietudes acerca de su régimen laboral. Y en ninguno de los dos casos ha recibido respuesta definitiva.

Peñate ocupa el cargo de agente B de Seguridad y Protección de la Empresa de Seguridad y Protección del Ministerio de Educación Superior, y presta sus servicios en la Universidad de La Habana. Tanto él como sus compañeros han visto modificado su régimen de trabajo, sin tener una fundamentación clara para ellos.

El contrato de trabajo que los ampara estipula un régimen de 12 horas de labor por 36 de descanso. Pero desde junio de 2007, la administración les comunicó, verbalmente, que no estaban cumpliendo con el horario establecido; por lo cual debían incrementar sus jornadas para completarlo.

Aclara que trabajan de 7:00 a.m. a 7:00 p.m. y viceversa, pero ahora se les exige entrar 30 minutos antes para formar y recibir las orientaciones pertinentes. Y ese tiempo no se les contempla como laborado, lo cual considera como injusto.

Precisa que ellos lo han planteado en las asambleas de afiliados, y les han manifestado que esa es una orientación de niveles superiores. En la Dirección Provincial del Trabajo le informaron que debían visitar el centro y estudiar el caso. El centro fue visitado, «y a pesar de mi insistencia y la del Sindicato por el asunto, no he obtenido respuesta, por lo cual decidí dirigirme al Ministerio. Como puede ver, el resultado ha sido el mismo».

¿«Haz» pensado en la «pasiente» ortografía?: Alexander Méndez Calero (Frank País 2, Jiguaní, Granma), protesta: Después de cinco años de estudios, su esposa y otros condiscípulos recibieron sus títulos (no precisa de qué institución docente egresaron). Pero donde debía decir Yepsi, dice Yipsi; donde Lianet, Leanet; donde Renier, Rinier. «Es una falta de respeto».

Y Antonio Ángel Araújo Martínez también nos envía gazapos, desde Calle Mayor 115, entre Suárez y Central, La Fernanda, municipio capitalino de San Miguel del Padrón: Compró una caja de cigarros Titanes, y descubrió esa frase en la envoltura: «¿Haz pensado que al fumar, tu hijo puede nacer prematuro?». Elemental: has.

En días pasados, vio en la televisión un interesante reportaje sobre los niños que padecen xerodermia, y en el generador de caracteres apareció escrito: «pasiente».

Él llama a cuidar más la ortografía en productos, uno de consumo y otro informativo, que llegan a tantas personas, en un país donde hay tan elevado nivel de instrucción.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.