Lagunas en el pago a médica

«Pago médico en coma», así titulamos el caso de la doctora Mirelis Leyva Toppes, remitido a esta columna por su esposo, el también galeno Jorge Luis Marrero Escalona. Contaba Jorge Luis, residente en el consultorio No. 36, en Banes, Holguín, que el cobro de los servicios médicos que su esposa había prestado en Venezuela les había resultado un verdadero calvario. Él nos escribió pues Mirelis se hallaba —y aún se halla— nuevamente de misión, esta vez en Angola.

Al final de aquella labor en tierra bolivariana —especificaba el doliente— su esposa debió recibir la cifra de «5 650 CUC si le pagaron hasta la fecha registrada en la carta de fin de misión (agosto) o 4 675 CUC si fue por la fecha en que arribó a Cuba por estar embarazada». Sin embargo, solamente le entregaron 2 967 CUC, con lo que, sea cual fuere la fecha tomada en cuenta, se advierte un faltante de más de 1 700 pesos convertibles.

Contaba el doctor en su misiva sobre las múltiples reclamaciones y gestiones que emprendieron, y las evasivas de que habían sido víctimas.

La última acción llevada a cabo por la pareja había sido remitir cartas al Ministerio de Salud Pública (MINSAP) el 16 de junio de 2008 y el 19 de enero de 2009. Dos años y 11 meses después de concluida la misión en Venezuela, una desconcertante incertidumbre en torno al salario correspondiente era lo que reinaba en el ánimo de la cooperante y su esposo.

Ahora nos escribe el doctor Elis A. González Polanco, director de la Unidad Central de Cooperación Médica (UCCM) del MINSAP, para esclarecer el caso de la pareja holguinera.

Explica el doctor Elis que en el momento en que se le otorgó el fin de la misión a Mirelis Leyva se les pagaba a las embarazadas que arribaban a Cuba a disfrutar de su licencia de maternidad, el dinero del estímulo en CUC por la ayuda familiar y la cuenta especial, «como si permanecieran en Venezuela laborando».

A principios de enero de 2007, puntualiza el Director de la UCCM, como parte de la reorganización del sistema de pago a colaboradores, «se decide tomar como fecha de fin de misión, chequeada contra pasaporte, la llegada física a Cuba de la embarazada, (...) liberando su cuenta especial según lo establecido. Se aplicó con carácter retroactivo a los cooperantes que como el caso de ella, se mantuvieron cobrando por concepto de ayuda familiar mensual, un descuento de todo lo que se había pagado incorrectamente, de su cuenta especial.

«Para la doctora Leyva Toppes —apunta el funcionario— el importe total que le corresponde por su misión es de 5 450 CUC, no los 5 650 CUC referidos por su esposo en la queja al periódico...».

Desde el mes de enero, informa el doctor Elis, se le comunicó a la provincia que al llegar la colaboradora de Angola, en sus vacaciones, posiblemente en agosto de 2009, se citara para esclarecer el proceso.

Después de ser notificada la reclamación que publicó Acuse, señala el directivo del MINSAP, «realizamos el análisis económico correspondiente y se le indicó a la Jefa de Colaboración Provincial de Holguín visitar al reclamante, doctor Jorge Luis Marrero Escalona, a su residencia en el municipio de Banes, para dar respuesta y explicarle con detalles las razones de porqué no le correspondía el dinero reclamado de la cuenta especial de su esposa».

La visita —detalla— se realizó el 28 de mayo último y durante el encuentro «el reclamante manifestó su conformidad con la respuesta, quedando esclarecido de su error en los cálculos realizados, una vez demostrado con pruebas documentales que nos facilitó el BANDEC, que incluían las extracciones que realizó el propio remitente, por concepto de ayuda familiar, con los saldos demostrables en cada caso».

Agradecemos la respuesta del doctor Elis A. González Polanco, pero nos gustaría detenernos en algunas cuestiones.

El doctor holguinero que nos escribió a nombre de su esposa no dijo que el saldo correspondiente a ella fuera de 5 650 CUC, sino que era de esa cifra o de la otra referida, y en este último caso él pensaba en un número aun inferior del que realmente tenía validez. Quizá hubiera sido oportuno clarificar mejor qué sucedió con los más de 1 700 CUC de diferencia

Por otra parte, la entidad no explica nada acerca de las múltiples gestiones que la pareja de médicos realizó, las respuestas inadecuadas que recibieron y la tortuosa espera a que debieron someterse, mucho tiempo después de terminada la misión.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.