Por un número mal puesto

Un simple error en guarismos, por el descuido de alguien, puede complicarle la existencia a cualquier ciudadano. Y cómo se registran deslices de ese tipo, que luego quedan en la impunidad.

El pasado 18 de agosto reflejé aquí la denuncia de René Parapal acerca de lo que le sucedió a su madre, Ofelia Reinoso, luego de que le otorgaran el servicio telefónico por la comisión correspondiente del municipio capitalino de Diez de Octubre: cuando la citaron para realizar el contrato, no se pudo hacer porque le habían omitido tres dígitos al copiar su número de carné de identidad, y no aparecía el correspondiente a su apartamento.

Resultado: la señora se había desgastado en gestiones sin resultados. Ya desde mayo le habían instalado el teléfono al resto de los beneficiados en su barrio, y ella todavía continuaba esperando por que se deshaciera el entuerto. Por el descuido de alguien que ahora no da la cara.

La vicepresidenta de ETECSA, Hilda Arias, sí responde para esclarecer que, cuando se otorga el servicio telefónico, el beneficiado debe presentarse en la Oficina Comercial de su municipio, y se comprueba que los nombres y apellidos, el número de carné de identidad y la dirección mostrados en el listado coincidan con los expuestos en el carné de identidad. «Si al menos una de las tres comprobaciones falla, entonces se le informará al beneficiado que lamentablemente, no resulta posible autorizar la instalación del servicio telefónico hasta tanto el Consejo de Administración Provincial (CAP) aclare las divergencias detectadas, y se enviará una notificación de rechazo al presidente del CAP».

Tales irregularidades, sostiene, provocan que el otorgamiento del servicio telefónico se retrase, al no disponer en ETECSA de los listados oficiales con la subsanación de los errores. Por ello, recientemente se acordó con los órganos de Gobierno una modificación de los citados procedimientos para, según la magnitud de los errores, flexibilizar el trámite sin que se viole lo establecido. Por ello, asegura Hilda, desde hace algunos meses se revisan los listados pendientes de instalar por esa causa, para retomar y acelerar, siempre que sea posible, el proceso de contratación del servicio telefónico.

«En visita realizada a Ofelia por parte de funcionarios y directivos de ETECSA, se le explicó que a tenor con esa decisión, se reinstalaría el teléfono. Y para satisfacción de todos, este compromiso quedó ejecutado».

La Vicepresidenta de ETECSA pide comprensión a Ofelia y a otros posibles afectados que en algún momento no pudieron culminar la contratación del servicio telefónico asignado por el motivo citado.

Agradezco la respuesta de Hilda, la cual deja bien claro que las dificultades creadas por errores en los listados son responsabilidad de los Consejos de Administración. En esta historia aún no ha habido respuesta del CAP de Ciudad de La Habana para explicar por qué y quiénes cometen las imprecisiones, que luego traen tantas complicaciones y molestias a quienes fueron beneficiados con el servicio.

Hay situaciones peores, con el asunto de los errores de número. Cuando los trabajadores sociales hicieron el censo de los aires acondicionados para sustituirlos por otros más eficientes, a Carmen Arrechea (Zequeira 355, interior, entre Patria y Lindero, Cerro, Ciudad de La Habana) le pusieron en la dirección el número 333, y el dígito de otra cuadra iba a continuación del correspondiente a la suya.

Resultado: cuando cambiaron los aires, en la casa adonde llevaron el equipo no conocían a Carmen y lo viraron para atrás. Pero una vecina de esa cuadra fue a avisarle. Al siguiente día, Carmen fue al mercado donde eran depositados los equipos, y aun cuando el almacén estaba lleno de ellos, le dijeron que tenía que quedarse para la segunda vuelta.

Eso fue en 2006, y todavía Carmen espera por su aire acondicionado, abanicándose por la calentura y el disgusto…

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.