Confusión de aguas…

Namán Morales Musalen, director de la Unidad Empresarial de Base Aguas Negras, en la capital, nos escribe para abundar en el objeto social de esa entidad y los servicios que ofrece, muchas veces confundidos con los de otras entidades en quejas y denuncias de los ciudadanos.

Precisa que Aguas Negras está adscrita a la Empresa de Producción de Materiales y Servicios Especializados de la Construcción (PROMAT), la cual a su vez pertenece al Grupo Empresarial Constructor de la Administración Local (GECAL).

Su objeto social comprende el escombrado de fosas (extracción de sólidos de forma manual o especializada), además de que apoyan a las entidades de conservación territoriales en las desobstrucciones interiores. Al respecto, cuentan con una Agrupación de Respuesta Rápida, para resolver emergencias urbanas, la cual en tiempos normales se ocupa de las líneas, achiques, limpieza de cisternas y sótanos. Las solicitudes para esos servicios son canalizadas por medio del Gobierno y la Unidad Inversionista de la Vivienda en cada municipio, por lo limitada que puede resultar la oferta ante una demanda sobredimensionada.

Aclara que también Aguas de La Habana, Acueducto del Sur, Acueducto del Este y Acueducto del Cotorro atienden fosas; pero solo en lo que respecta a extracción del líquido y en lo concerniente a aguas albañales en el exterior de las viviendas y en las calles. De ahí la confusión que surge entre la población acerca de quién debe acometer cada tarea en cuestión, pues relacionan semánticamente cualquier vertimiento con Aguas Negras.

Detalla que se les presentan regularmente vertimientos en pozos, los cuales, al perder su absorbencia, cierran su vida útil. Y el reactivarlos lo debe hacer la Empresa de Perforaciones del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, lo que complejiza aún más el panorama.

Informa Namán que para acceder a los servicios de Aguas Negras, cualquier persona u organismo estatal, pueden llamar al teléfono 262 44 42, en el horario comprendido entre las ocho de la mañana y las 4 y 30 de la tarde, y recibirán la debida información.

Y afirma que, al crearse la entidad hace nueve años, la dirección del país le asignó un número importante de vehículos, en su mayoría especializados, y otros recibidos mediante convenios de colaboración, los que en todo este tiempo han tenido una explotación intensiva, que da al traste con la atención inmediata que requieren las afectaciones periódicas. Y esa situación intentan revertirla constantemente gracias al empeño, el ingenio y la creatividad de esos trabajadores.

«Es costumbre y política de nuestra Empresa —apunta— no descartar nuestra responsabilidad sin antes verificar en el terreno hasta dónde nos corresponde actuar. Y tomamos de inmediato las medidas a nuestro alcance para dar solución, ya que de acuerdo con el elevado número de reportes, quejas y planteamientos que a diario recibimos en la ciudad, priorizamos fundamentalmente los hospitales, policlínicos, consultorios, escuelas y viviendas; y en segundo término el resto de las instituciones y empresas».

Estas explicaciones vienen a colación a propósito de que el pasado 10 de marzo, al hacer una denuncia de un vertimiento de aguas albañales y heces fecales en su vivienda, la lectora Francisca de la Caridad Saborit denunciaba la supuesta desatención de Aguas Negras ante una supuesta orden de servicio que esa entidad le hiciera el 22 de noviembre de 2010, sin que hubiera atendido lo que ella reportó.

Al respecto, señala Namán que el mismo día de la publicación visitaron a la señora, quien manifestó haber hecho su reporte en Avenida de Acosta esquina a Avellaneda… y allí radica la oficina de trámites ¡de Aguas de La Habana! Además, comprobaron en el lugar que la tupición en el baño estaba vinculada a una modificación en la instalación sanitaria de la vivienda, y ya la habían solucionado con medios propios.

Agradezco el esclarecimiento prolijo de Namán, que revela cuánto margen inexplorado hay en la información y comunicación institucional a ciudadanos y clientes, y cuántos enredos se desatan por ello. Lo otro es que cada ciudadano sea lo más preciso y exacto a la hora de formular sus quejas a esta sección.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Facebook