Muy tardía la información

El pasado 23 de febrero el lector Eduardo Mora (Calzada de Luyanó No. 128 entre Pamplona y San Nicolás, Luyanó, La Habana) hacía varias preguntas en nombre de otros cubanos con deficiencias auditivas como él, que entonces sufrían el desabastecimiento de las baterías 675 para los equipos otoamplífonos que ellos utilizan.

Afirmaba Mora que tal desabastecimiento se registra con bastante frecuencia, lo cual afecta la calidad de vida de esas personas y su desempeño laboral. «En este momento —señalaba— hace tres meses que no hay baterías en existencia en el Centro Auditivo de La Habana, situado en calle B entre 19 y 21, en Plaza».

Mora quería conocer las razones de esa escasez, y aseguraba que en otros momentos la misma había sido provocada por problemas burocráticos y de transportación desde los almacenes. Aun así, como él dominaba que también la economía cubana está marcada fuertemente por los problemas del bloqueo económico y comercial de Estados Unidos, y por déficits financieros, consideraba muy provechoso que el Ministerio de Salud Pública informara públicamente sobre tal situación, para saber a qué atenerse.

Con bastante retraso, el pasado 23 de agosto llegó la respuesta del doctor Armando Garrido Beracierto, director de Salud en la provincia de La Habana:

«Para la investigación de este hecho —señala— se creó una comisión provincial presidida por el doctor Félix Rivera Nodarse, vicedirector del área de Logística de la Dirección Provincial de Salud, y paralelamente trabajó una comisión ministerial, integrada por funcionarios del Departamento del Adulto Mayor, Asistencia social y Salud mental, el Presidente de la Sociedad Cubana de Otorrinolaringología y jefe del Grupo Nacional de Implante Coclear, además de la asesora nacional de Audiología para el Minsap, quienes evaluaron las causas y condiciones que provocaron la insatisfacción.

«Se pudo comprobar que al compañero Eduardo Mora le asiste la razón en lo planteado, ya que estas baterías estuvieron afectadas dos meses durante 2011 (marzo y abril) y en los dos primeros meses de este año.

«Esta afectación estuvo condicionada por la no existencia de las mismas en el país, y las entidades responsables de la compra y abastecimiento, pertenecientes al Minsap, se encontraban en el proceso de importación.

«El 17 de febrero arribaron al país las baterías; fueron inspeccionadas por SERVITAL y de inmediato se comenzó la distribución. Así, llegaron el 24 de febrero a la Empresa de Servicios Ópticos y Auditivos de La Habana; y de ahí al Centro Auditivo, donde constituye una prioridad la transportación de esos productos.

«Se le ofreció respuesta al paciente Eduardo Mora con la solución a su demanda, quien agradeció la atención brindada».

Agradezco la respuesta del doctor Garrido, aun cuando a estas alturas pierde su efectividad y el sentido de la oportunidad, seis meses después de la revelación de la queja del paciente. Lo más importante era haber esclarecido el problema en aquel momento, cuando faltaban las baterías y quienes las necesitaban se hacían mil conjeturas.

Un elogio al Café Literario

René Delgado (Campanario No. 404, entre San José y San Rafael, Centro Habana, La Habana) felicita al colectivo del Café Literario vecino de la cafetería La Pelota, en 12 y 23, en el Vedado capitalino.

Y en especial quiere reconocer a la empleada Yanet, por su trato exquisito. Pero, sobre todo, desea destacar la calidad de las ofertas, especialmente el café, que es muy demandado.

No escapa tampoco a su reconocimiento lo agradable y acogedor del sitio, que invita al sublime acto de leer con su colección de libros, y que contrasta con el paisaje de tantas unidades gastronómicas estatales.

 

 

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Facebook