Indolencia de inversionista y ejecutor

El 28 de diciembre del pasado año reseñé la queja de Yamila Jaime Bou, vecina del Edificio 2, apartamento 29, en la calle Ramón Ramírez de la ciudad camagüeyana de Nuevitas. Una queja sobre la indolencia y la irresponsabilidad, que al final sufre el ciudadano y paga el erario público.

Yamila contaba que en febrero de 2011 su apartamento, en el último piso del edificio, comenzó a filtrarse. Y ella reparó la cubierta por sus propios medios, con la consiguiente solución del problema. Solucionado el problema, hasta que…

En julio de ese año, la Unidad Municipal Inversionista de la Vivienda (UMIV) reunió a los vecinos para explicarles que el inmueble se rehabilitaría, con la sustitución de la carpintería de madera por metálica, la pintura exterior, la instalación de tanques de agua elevados y la renovación de la cubierta.

El 17 de agosto del mismo año se hizo firme el contrato. Y en octubre comenzó la rehabilitación: cambio de la carpintería, pintura y la sustitución de la cubierta. Aunque aún faltaba la conexión de los tanques elevados cuando Yamila me escribió desesperada, el 4 de diciembre.

Entonces vino la complicación: su apartamento cada vez que llovía filtraba agua. Se le afectaron la pintura interior, los interruptores y tomacorrientes eléctricos, equipos electrodomésticos y hasta el teléfono. Y ya a nadie le importaba ese drama familiar. Tarea concluida, en algún informe burocrático.

Tales daños Yamila comenzó a ventilarlos con la UMIV desde diciembre de 2011. Y nada se había resuelto cuando me escribió, aun cuando se había personado en esas oficinas…

Al respecto responde Yoseily Góngora López, presidenta de la Asamblea Municipal del Poder Popular en Nuevitas: «Ciertamente, ese edificio se encontraba en un plan de rehabilitación integral en 2011, en el cual se desarrollaron acciones de pintura, cambio de carpintería e impermeabilización con D-10. Quedó pendiente la sustitución de las redes hidrosanitarias, ya que no existían en la provincia las tuberías galvanizadas. En estos momentos ya se encuentran en almacén de mantenimiento».

Por el atraso del cronograma en la terminación de la obra, manifiesta, y también la mala calidad de la impermeabilización, así como otras acciones en algunos apartamentos, la UMIV procedió a demandar a la EMSSV (?). Y esta institución debe esperar por el Tribunal para la respuesta a la demanda».

Informa Yoseily que el 7 de diciembre de 2012 la UMIV hizo la reclamación comercial a la UEB de Conservación y Rehabilitación de la Vivienda, y el director de esta última se negó a firmarla y recibirla el 15 de diciembre. Por ello se le envió mediante certificado por correo, para la demanda ante el Tribunal Provincial de Camagüey, la cual sería presentada el 7 de enero pasado.

«La UMIV, afirma, es responsable de la mala confección del contrato, además de no estar acorde con la Resolución 2253. La misma efectuó el pago a la EMSSV (?), sin verificar, y no teniendo resultados de la ejecución y terminación de la obra con la calidad que la misma requiere. La EMSSV es responsable por la mala calidad de la terminación y ejecución de la obra. No se cumplió el contrato».

Concluye Yoseily manifestando que se analizó en la Comisión de Cuadros a ambos directores. Y se procedió a solicitar a ambas direcciones provinciales medidas disciplinarias para esos responsables. Y estos, a su vez, realizarán los análisis correspondientes, y la depuración de responsabilidades de cada uno de los técnicos de ambas entidades encargados de velar por la calidad de la obra.

Agradezco la respuesta. Ojalá que se tomen medidas con quienes han actuado tan insensatamente. Pero lo importante hubiera sido evitar tales dislates con el necesario control preventivo. Al final, el país es el que pierde.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.