Elegir, desde niños - Acuse de recibo

Elegir, desde niños

Los principios de la participación ciudadana deben afianzarse más con hechos que con palabras, desde edades tempranas. En un país que cambia y se descentraliza, qué bueno que nuestros niños en sus escuelas comiencen desde temprano a ejercitarse en decidir y seleccionar colectivamente, con transparencia y honestidad. De ello dependerá que cada vez nuestro socialismo sea más democrático, y que muchas decisiones puedan ser avaladas y consensuadas por las bases de nuestra sociedad.

Algunos casos, empero, quieren negar ese acierto. Lo digo por la carta que me envía María del Carmen Barnat, desde Calle 10 No. 127, entre 1 y 3, Bejucal, provincia de Mayabeque. Una carta que relata el amargo sabor que dejó un proceso de selección «no suficientemente transparente» de pioneros para un estímulo, en alumnos de la escuela Primaria Matilde Varona, de ese municipio.

Relata ella que llegaron a esa escuela cinco plazas para asistir un fin de semana al Campamento de Pioneros de Varadero, como estímulo al esfuerzo, participación e integralidad de los alumnos en el presente curso escolar. Y la selección se hizo sin la participación del colectivo pioneril, además de que no todos los maestros de la escuela conocieron del otorgamiento con la anticipación requerida. Hubo casos que desconocían totalmente el hecho.

Según la lectora, se otorgó una plaza directa, sin análisis de la escuela y por indicación superior de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM) —la carta no precisa a qué nivel— a una alumna con suficientes méritos e integralidad, que fue galardonada en conmemoración de los aniversarios de la UJC y la OPJM.

Prosigue María del Carmen que «lo peor es que la selección de los otros cuatro no tomó en cuenta la integralidad de los mejores alumnos y, en cambio, se tomaron decisiones en un reducidísimo grupo de dirección de la escuela, sin la participación de todos los maestros, que hubieran dado criterios que enriquecerían la selección».

Afirma no saber qué parámetros se tuvieron en cuenta para la selección, pues no hubo explicaciones al respecto. Los nombres de los escogidos fueron informados con premura sin que fueran llevados a la asamblea de pioneros.

Refiere que los padres comenzaron a enterarse de la selección a los pocos días, por medio de los propios niños, quienes no entendían por qué no estaban incluidos algunos compañeritos, que eran superiores en resultados a los elegidos.

Al personarse María del Carmen en la escuela, sin tiempo ya para que se modificaran las decisiones, se dirigió a la Directora para conocer los pormenores. De acuerdo con la carta, esta última argumentó que del aula a la cual pertenece la pionera elegida centralmente no se incluyeron más pioneros. Reconoció que era cierto que en la misma había alumnos muy buenos, pero no podían concentrar los estímulos en ese grupo.

«Los alumnos con posibilidades —refiere— no entendían por qué ellos siempre son los escogidos para poner en alto el nombre de la escuela, no solo por sacar buenas notas, y ahora no eran estimulados».

Tales decisiones, «poco transparentes» según María del Carmen, no contribuyen a la mejor formación de los niños, a quienes no se debe exponer desde edades tempranas a contradicciones ajenas a los valores con que han de egresar de la escuela.

María del Carmen señala el peso que tuvieron en ese procedimiento la Directora de la escuela y la Jefa de Enseñanza Primaria de la Dirección Municipal de Educación. Según detalla la carta, esta última, ante el reclamo hecho por la lectora, alegó que para ella era muy fácil resolver el problema: trasladaba las plazas para otra escuela, y se acababa el asunto, pues esa situación se había propiciado por ser en Varadero el campamento. «Es una respuesta poco ética e irrespetuosa, viniendo de un dirigente de Educación», señala.

Aclara que tampoco pretendía que se despojara a los alumnos ya seleccionados de su derecho, pues son niños al fin. «Pero duele saber que pioneros esforzados, que luchan por poner en alto el nombre de su escuela, apoyan cuanta convocatoria se programe, tratan de alcanzar los mejores resultados académicos y participan en concursos, no fueron premiados, porque sentimientos ajenos o incapacidades para el análisis no lo permitieron».

Sería saludable que las autoridades de Educación esclarecieran este asunto.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Opinión Gráfica