Decisiones distantes

Amanda Hernández Wong está insatisfecha debido a una decisión adoptada por las autoridades universitarias.

Amanda, quien reside en Ave. 229, número 22012, entre 220 y 222, reparto Fontanar, en el municipio capitalino de Boyeros, es trabajadora de la Escuela Superior de Cuadros del Estado y del Gobierno, y estudia Derecho en la modalidad a Distancia en la Universidad de La Habana.

Comenzó su carrera en el año 2008 —cuando estaba aún lo que se llamó Municipalización de la enseñanza universitaria— y acaba de examinar las asignaturas correspondientes al sexto año. Ello indica que logró hacer la carrera prevista para seis años solo en cinco. Hasta ese punto la historia parece feliz; el problema viene ahora.

Resulta que al inicio de este curso se impuso a los estudiantes, según la remitente, un nuevo plan de estudio, el cual contempla nuevas asignaturas que surgen al dividir otras que ya han sido vencidas por ella.

«Ahora bien, a aquellos estudiantes que como yo solo le quedaran en ese momento 12 asignaturas para terminar, les dieron la posibilidad de hacerlas todas dentro del antiguo plan de estudio, en este curso 2012-2013. Desgraciadamente de estas 12 asignaturas que me quedaban, suspendí cuatro», afirma, y se lamenta de que de ellas solo podrá examinar dos en extraordinario, porque le coinciden varias en un mismo día «y la dirección de la Facultad me ha dicho que no pueden darle solución a mi problema», refiere.

La lectora explica que ha pedido que le permitan concurrir a una convocatoria especial —como se ha hecho para otros casos—, pero le responden que no es posible. Y lo más complejo es lo que sigue:

«Como consecuencia de esta situación, el próximo año debería cursar solo las dos asignaturas pendientes, pero he sido incluida en el nuevo plan, por lo que se me suman las asignaturas que ahora se dividen y que ya fueron aprobadas por mí con anterioridad, pero que debo volver a examinar, según la Facultad de Derecho».

Agrega que durante la reunión convocada el pasado 5 de junio para los estudiantes de Derecho a Distancia, fueron avisados de que a los estudiantes que les quede alguna asignatura pendiente para el próximo año se les incrementarán ocho asignaturas (por el nuevo plan), lo que supone un año más de estudio.

«Todos los estudiantes que como yo están en culminación de estudios con pocas asignaturas que no tienen ninguna relación con aquellas que han sufrido modificaciones, y que se vieron afectados por esta decisión, mostramos nuestro descontento», cuenta la estudiante.

Explica que el Vicedecano de la Facultad a Distancia, quien dirigió la reunión, ante los planteamientos de inconformidad de los estudiantes, alegó que la solución al problema no estaba en sus manos, pero tampoco ofreció un camino a seguir.

La joven considera que un análisis simple dejaría claro que no es lógico, ni justo, hacerlos volver a examinar asignaturas que ya han vencido, aunque se hayan hecho juntas, ni hacerlos cursar en el último año alguna que hayan añadido y que correspondería a los primeros años de la carrera.

«Mi objetivo al plantear este problema es dar a conocer la situación de los estudiantes a distancia, que cada año sufrimos modificaciones, adiciones, sin respaldo alguno.

«Los estudiantes que nos superamos por esta vía, la mayoría somos trabajadores, padres y madres de familia, que se sacrifican para superarse y alcanzar una cultura integral, por lo que se nos debe respeto y una dirección acorde con las características de esta modalidad de estudio, sin tantos cambios, variaciones y trabas que, lejos de viabilizarnos el estudio, entorpecen el avance».

Ante tantas preocupaciones, lo menos  que podría esperarse es una adecuada explicación.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Armas Trump.