Irregularidades con la Gaceta

Con los cambios que se registran constantemente en el país, los ciudadanos demandan con avidez la Gaceta Oficial de la República de Cuba, para conocer al dedillo las nuevas legislaciones.

Lo que no se justifica es que los ciudadanos suscritos a la Gaceta paguen con antelación esa publicación y no la reciban. El pasado 10 de julio denunciaba aquí el jurista Andrés Capote, desde el municipio matancero de Jagüey Grande, que, a pesar de tener contrato de pago adelantado por suscripción de la Gaceta, en 2012 y en el actual 2013 las entregas de la misma fueron incompletas e irregulares.

«¿Cómo es posible que incumplan el contrato contraído con los suscriptores, con la obligación de entregar la publicación en 2012 y 2013, y que en los propios estanquillos de Correos de Cuba la Gaceta se venda a la población?», cuestionaba con razón Andrés.

El 7 de agosto pasado, respondía Roberto Serrano, director general de Correos Matanzas, que se había comprobado que, efectivamente, existía el contrato de la Gaceta con ese cliente, quien había recibido un mal servicio por parte de Correos de Cuba.

Entre las causas, refería la tardanza en la entrega de varios números de la Gaceta de 2012, que no llegaron a esa provincia en tiempo, y han entrado en 2013, debido a irregularidades e insuficiencias en la carga y distribución de esa publicación.

También censuró el proceder de la Empresa Correos de Matanzas y del propio Correo de Jagüey, que permitieron que varios números de la Gaceta fueran vendidos en estanquillos, sin que se hubiera asegurado primero el servicio a domicilio a los suscriptores de la publicación.

Afirma Serrano que se adoptaron «las medidas administrativas correspondientes» en la agencia de Correos de Jagüey Grande, para resolver el problema y asegurar que se brinde el servicio con calidad.

Y también, expresa, se realizaron análisis de conjunto entre el Poligráfico Granma y la Empresa de Aseguramiento General de Correos de Cuba. Se adoptaron medidas organizativas para eliminar irregularidades existentes en la carga y distribución de la Gaceta en las provincias occidentales, situación que se ha ido estabilizando.

Agrega que se visitó en dos ocasiones a Capote, y se le entregaron los números de la Gaceta Oficial que no había recibido, y se le ofrecieron disculpas.

Lamentablemente, no escampan las irregularidades que sufren los suscriptores de la Gaceta. Me escribe Alexis Leandro García, vecino de calle 54, entre 6ta. y 7ma., en Vertientes, Camagüey, para denunciar que, siendo suscriptor de la publicación, al cierre de septiembre le faltaban 39 ediciones de la Gaceta de Cuba.

«Nuestro modelo económico se actualiza con sistematicidad, afirma, y en un año han ocurrido modificaciones de resoluciones y leyes. ¿Cómo es posible que tenga que pagarle a Correos con dos o tres meses de antelación, para tener derecho a recibirla al año siguiente?

«¿Qué control tienen los que envían y reciben esas Gacetas para cumplir con los clientes en fecha y cantidad? ¿Por qué los demás pueden comprar las ediciones codiciadas a pocas horas de su impresión, y los suscriptores no las podemos recibir por lo menos mensualmente?».

Es evidente que continúan las irregularidades con la distribución de la Gaceta de Cuba a sus suscriptores en otras regiones del país. «Esta revista tiene hoy un sentido muy importante y valioso para los cubanos», sentencia Alexis.

Lo menos que puede hacerse es cumplir rigurosamente con los suscriptores y erradicar la paradoja de que en el caso de la publicación que difunde las leyes, resoluciones, normas y acuerdos gubernamentales del país, se incumplan los contratos con sus suscriptores.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.