Irrespeto a fallo del Tribunal Supremo

Hay cartas que dan tristeza o disgusto, como la de Sara Hernández Pérez, maestra jubilada que reside en Calle 3, No. 57, en el reparto Mariana de la Torre, de la ciudad de Santiago de Cuba.

Cuenta Sara que la vivienda de su hijo fue adjudicada de forma arbitraria a otra persona en septiembre de 2011, a pesar de que se encontraba en litigio.

Refiere, además, que su hijo es dueño de ese inmueble según consta en documentos, y ello puede verificarse a través de las sentencias del Tribunal Provincial de Santiago de Cuba, con fecha 31 de julio de 2012, y del Tribunal Supremo, con fecha 7 de diciembre de 2012. Ambos fallos lo consideran propietario de ese inmueble, y todo lo anterior lo asiste en el derecho a solicitar que se lo devuelvan.

Sin embargo, ese acto ha sido muy azaroso. La Directora de la Vivienda del distrito 2 de Santiago, Idalmis Renot, programó la devolución para el 20 de septiembre de 2013, y el presidente del Poder Popular en el municipio, Raúl Fornet, detuvo la misma.

En vista de ello, dicha funcionaria programó una nueva ejecución para el 30 de octubre, mas tampoco pudo realizarse y en ese momento se alegó que, desde julio, las autoridades del orden interior no cooperaban con Vivienda para realizar esos actos.

«Por todo lo antes expuesto —señala la remitente—, considero que todos los implicados en este caso han conformado una red constituida por falta de respeto, violaciones, ilegalidades, mentiras…».

En momentos en que se está llamando constantemente a librar una guerra contra lo mal hecho, la lectora considera una vergüenza que no se haya ejecutado aún la sentencia de ambos tribunales.

Hay que ser eléctricos en todo

Ernesto Fonseca Martínez, un joven con discapacidad física que estudia Ingeniería Informática en la Cujae, anda muy preocupado con las constantes interrupciones del servicio eléctrico en Santa Fe (Playa, La Habana), lugar donde reside.

Cuenta que todos los días se producen de tres a seis cortes en el día, sin que medie aviso previo a través de los medios de comunicación y —lo que resulta más alarmante a los vecinos— sin que las gestiones de estos para comunicarse con la Organización Básica Eléctrica en el municipio les aporte la explicación de las causas.

«Al final nos quedamos sin una respuesta concreta y el problema sigue sin solucionarse», refiere Ernesto, quien teme que esa inestabilidad termine por dañar equipos electrodomésticos que los vecinos han adquirido con tantos sacrificios, a más de obligar al Estado a realizar posteriores erogaciones de divisas para reponer dichos equipos.

Urge ser eléctricos en la explicación y, si de reparaciones se tratase, de manejarlas de modo que la comunidad esté pendiente de cada paso. En calle 9na.-A No. 28234 entre 282 Y 284, Ernesto aguarda por una respuesta.

Salud y contaminación

Héctor Javier López Gilbert reconoce que el hospital Hermanos Ameijeiras, en Centro Habana, en la capital, es una institución de vanguardia en la salud pública cubana, por la excelencia y el alto nivel profesional de su atención a la comunidad.

Pero Javier señala que las calderas de dicho centro expulsan indiscriminadamente grandes cantidades de humo hacia la comunidad circundante, sin contar con los daños indeseables que crean el hollín y el olor, que se impregnan hasta en la ropa que se tiende.

«Tal parece que vivo al lado de una fábrica y no de un hospital», suscribe el lector, que reside en Soledad No. 259, entre Ánimas y Virtudes, en Centro Habana. «Basta decir que, al momento de redactar esta carta, debo tener cerrada herméticamente mi casa para no sufrir tan molestas consecuencias».

Refiere Héctor Javier que esta situación ha sido planteada a la delegada del Poder Popular, y la respuesta brindada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente es que la solución del problema es muy costosa, y que el hospital no posee los recursos necesarios.

¿No podrá ninguna entidad proveer los medios para ayudar al hospital a solucionar este problema? Los vecinos esperan…

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Opinión Gráfica