Las preguntas de Alba Emilia

Un paso tan significativo en la política del Estado cubano, como es la entrega de subsidios para la construcción de viviendas por esfuerzo propio, debe mejorar constantemente sus mecanismos y ponerse a salvo de cualquier práctica burocrática, de manera que no extravíe su propósito de promover la igualdad de oportunidades, proteger a los más vulnerables y hacer efectiva la solidaridad colectiva en un plazo de tiempo breve.

En ello me hizo pensar la carta de Alba Emilia Limonta Tito, vecina de calle 3ra., escalera 15009, apto. 24, entre 7ma. y N, en el capitalino municipio de Boyeros.

La anciana solicitó el subsidio el 28 de junio de 2013, pero cuenta que hasta la fecha han sido infructuosas las gestiones que ha hecho para resolver el problema, mientras constata con pesar cómo se han agravado las dificultades con la carpintería y la plomería y se han incrementado las filtraciones en los cuartos, el baño, la cocina y el patio de su morada, al punto de que en días de lluvia fuerte llegaron a mojarse su cama y televisor.

Añade la remitente que estuvo acudiendo cada 15 días a la Asamblea Municipal del Poder Popular para ver a la compañera responsable de entregar los subsidios, y esta le informaba que sobre su caso aún no se había tomado una decisión. Sus llamadas telefónicas encontraron una respuesta similar. Otras veces solicitó el número de su expediente y esa persona se lo negó, cuando en la Dirección Municipal de Vivienda le decían constantemente a Alba Emilia que debía proporcionárselo la funcionaria a cargo de este tema en el Gobierno territorial.

¿Entrega los subsidios una persona en particular o lo hace una comisión que trabaja en ese programa representando al Estado?, pregunta la remitente. La tramitación de estos, ¿no obedece a un plazo establecido y racional?

Y es muy saludable que se conteste a estas interrogantes. Según se ha informado, las Direcciones Municipales de Vivienda, una vez recibidas las solicitudes de subsidio, disponen de 15 días hábiles para conformar los expedientes y presentarlos a los Consejos de la Administración Municipal del Poder Popular, en tanto que estos disponen de 30 días laborales para su aprobación. ¿Alguna circunstancia singular o un problema organizativo impide seguir ese curso en el caso de esta mujer de 72 años?

Empresa eléctrica: ¿sin postes?

Niurka Viamonte Fernández y su mamá están corriendo peligro. Sobre la casa que habitan, en calle C, No. 95, entre B y D, Altura de Jayama, Camagüey, pasan los cables del tendido eléctrico que alimenta la vivienda de otra vecina y esto, tras múltiples gestiones, no ha podido modificarse.

El hogar de Niurka antes perteneció a su tía, quien tramitó por varios canales la solución del asunto eléctrico sin obtener frutos al respecto. Resulta que la vivienda está en una esquina y, desde otra esquina situada al frente, pasan los cables para la casa y para la residencia del fondo, en la calle D, explica la remitente.

«Hace unos meses se reventó un cable y derribó de inmediato unos árboles que estaban en el patio. Por suerte en ese momento no se encontraba ninguna persona en el lugar. Cuando vinieron… los compañeros (de la Empresa Eléctrica) nos dijeron que era una violación, pero que la empresa no contaba con postes, que si nosotros buscábamos un poste ellos lo pondrían y le darían solución al problema. Yo me pregunto: ¿Dónde podremos adquirir un poste y a qué precio será?», cuestiona la lectora.

Y añade que su mamá volvió a dirigirse a la Empresa Eléctrica y le dijeron que tenía que llevar los recibos de la corriente de su casa y los de la vecina, pero esta última se encuentra por un tiempo fuera de Camagüey.

Al terminar de leer la misiva, a uno, sin ser especialista en cuestiones de electricidad, le quedan rondando varias preguntas... Tal vez los postes de hormigón, de plástico o de algún otro material que requiera una elaboración más especializada, puedan faltar, pero ¿también están en falta los tradicionales de madera, que nos han servido durante tanto tiempo? ¿Es correcto mandar a los usuarios a conseguir por su cuenta estos mástiles gigantes? ¿Se comercializan en algún sitio? Sería muy conveniente que la Empresa Eléctrica aclarase el asunto.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.