Dialogar por lo sano

Las botellas que Acuse lanza al mar del consenso público encontraron este último semestre la más alta cifra de respuestas en los 17 años de la sección: 88 de cada cien demandas fueron contestadas por las entidades correspondientes. Y eso, en nuestro continuo bregar por el entendimiento y la responsabilidad compartida, no es poca cosa.

Sin embargo, en el período que se analiza dicha voluntad de conversación y convencimiento no ha estado exenta de malas hierbas que poco aportan a la Cuba que hemos de edificar para el bien común.

Todavía hay instituciones desfasadas del momento histórico que vive el país, y de la necesidad del debate y la exigencia. Son esas que solo «saltan cuando se les pisa el callo»; las que tienen los problemas ante sus narices y por falta de control, por rutinas viciadas y apatía, entre otros males, no los solucionan. Entonces viene la machacada idea, pero tristemente cierta: «Se resolvió porque salió en la prensa».

En 2014 llegaron a la sección 594 cartas más que en 2013, lo cual, visto de forma optimista, puede indicar una mayor confianza en el espacio; pero también revelan que las soluciones se traban, y no precisamente siempre por carencias objetivas. En todo caso, las denuncias públicas fortalecen nuestra democracia socialista, y les suben la parada a la inacción e insensibilidad burocráticas.

El tema que más apretó el pecho de los cubanos en esta etapa volvió a ser el de la vivienda (15,26 por ciento); seguido de Problemas laborales y de seguridad y asistencia social (10,51), como un alerta este último de que las transformaciones socioeconómicas que experimenta el modelo cubano requieren de un seguimiento prospectivo. Hace falta mucha mirada crítica, y nada complaciente, para detectar los nuevos problemas que crean las nuevas soluciones. Se requiere de un observatorio para distinguir lo excepcional y vulnerable, las historias humanas que se debaten debajo de las cifras macroeconómicas y las decisiones estratégicas y tácticas. Allí donde al menos una familia, o un solo ser humano se sintieron solos, las entidades encargadas del proyecto social deben buscar el plus de soluciones o paliativos. El no y el no hay no puede ser la respuesta a mano.

Los otros tres asuntos que completan el quinteto de máxima presencia en estas líneas fueron Calidad de los Servicios; Salud Pública y Acueducto. Mientras que la procedencia de las cartas siguió siendo mayoritariamente de la capital (43,63 por ciento); en tanto Holguín (8,28 por ciento) y Villa Clara (7,77 por ciento) continuaron la lista.

Otro matiz del intercambio en este período que me gustaría señalar es la tendencia de algunos organismos a responder y priorizar con presteza la demanda pública —tapar el parche de qué dirán— y olvidarse de que antes que eso debían contestar al ciudadano o al colectivo que emitió la queja. Encontrarse con ellos y exponer, con franqueza y solidez, los criterios de una y otra parte.

Como alguna vez apostillamos ante una respuesta algo airada, ni esta ni ninguna sección periodística pretende dictar lo que debe hacerse para bien de nuestra gente, ni suplantar la necesaria devoción a la ciudadanía que debe caracterizar a las instituciones. Pero lo que sí podemos, y a diario intentamos, es que la confluencia de demandas y razones de todos los implicados en un asunto sustente cada proyecto. Es que nuestra página sirva para escuchar y ser escuchado: para convivir, despejar estorbos y deshacer entuertos, esa ciencia complejísima.

Poco más tendría que añadir este redactor a nombre de nuestro equipo de trabajo. Solo recalcar que la Cuba que nos desafía a la vuelta de la esquina debe ser un país más dialógico y democrático, en el que salvemos todo lo útil y necesario e inventemos —con derecho a error y experimentaciones— todo lo que la vida vaya exigiendo. En esta Isla maravillosa y sufriente, gozadora y sensible, terriblemente bella, ninguna boca ha de quedar sin oído y ninguna carta sin su acuse.

Ver aquí Respuestas institucionales a las quejas publicadas entre el 16 de abril y el 15 de octubre de 2014

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.