El dato de la odisea

El holguinero Alfredo Begerano Guerrero (calle Cervantes, 238-F-4, entre Cables y Aricochea) no entendía cómo después de emplear una alta suma de dinero en comprar un aire acondicionado, ante la rotura del equipo la institución responsable de la garantía podía tratarlo tan indolentemente.

Su misiva, publicada aquí el 28 de noviembre pasado narraba la espera infructuosa de él y su familia para que vinieran los especialistas a evaluar el estado del aparato, adquirido en la TRD La Hogareña, de su localidad. El remitente llegaba a preguntarse con irónica tristeza si tendría que pedir vacaciones solo para aguardar la visita de los técnicos.

Al respecto contesta Lay Esther Proenza Regalado, directora de la División Oriente Norte de la Cadena de Tiendas TRD Caribe. Refiere la ejecutiva que efectivamente el 4 de noviembre de 2014 se presentó Alfredo Begerano Guerrero en el Taller de Garantía de la División Oriente Norte para reportar el equipo de aire, cuya propiedad estaba a nombre de su esposa, Esther Pupo Proenza.

«Al introducirse los datos en el sistema digital, que controla y emite las respectivas órdenes de servicio de los diferentes reportes, se comete un error por el técnico (…) quien no revisa al detalle los datos de la dirección particular aportados por el cliente, y al pasar los mismos al sistema, se genera la orden de trabajo No. 7941 correspondiente a la compañera Esther Pupo Proenza, pero con dirección particular diferente».

Complicó el asunto el hecho de que ya existían «recogidos en la base de datos el número de carné de identidad y nombre de la propietaria, a causa de la realización, en fecha 4 de febrero de 2014, del reporte de un refrigerador con orden de trabajo 1220, constando la dirección: Calle 1ra. No. 21 altos, entre Juan Moreno y Carralero, Reparto San Field, Holguín, al ser en esta donde se encontraba el equipo que se debía revisar».

Así las cosas, los técnicos hicieron dos visitas a la dirección equivocada, y al no poder acceder a la puerta de entrada del domicilio, ni aclarar que aquella no era la residencia de Esther y su esposo, dejaron el comprobante de visita con una vecina del lugar, apunta la funcionaria.

«En todas las ocasiones que el cliente contactó con los compañeros del Taller de Garantía y con la Dirección Comercial de la División Oriente Norte, no se esclareció que se había trabajado en el taller con una dirección diferente (…). No es hasta el 28 de noviembre que se persona en su domicilio el Jefe de Servicios Técnicos de la provincia de Holguín, ya aclarado lo referente a la dirección particular de Alfredo (…) y se resolvió de inmediato el desperfecto que presentaba el equipo», indica la Directora.

Concluye Lay Esther su misiva, que agradezco, indicando que en el orden disciplinario se evaluaron las lecciones del caso con el técnico responsable del error en los datos y con todo el colectivo.

¿Por qué no usan el parqueo?

Tras haberlo planteado varias veces en las reuniones del Poder Popular en la localidad, y no obtener resultado alguno, el pinareño Roberto Rodríguez Hernández (Edificio No. 6, Apto. D-7, entre 2da. y Los Pinos, Reparto 26 de Julio) nos escribe para alertar de una molesta situación que afecta el buen funcionamiento de una de las principales instituciones de salud de la provincia.

Resulta que frente al Hospital Oncológico Tercer Congreso, ubicado en el Reparto 26 de Julio, «existe un problema con el parqueo de los vehículos y los tranques que se forman, y los ómnibus que transportan a los pacientes desde distintos municipios tienen mucha dificultad para aproximarse al centro hospitalario», narra el lector.

«Al costado de dicho hospital —apunta Roberto— existe un parqueo que no se utiliza para esos fines, y podría aliviar mucho la situación descrita. Además de la incomodidad para acceder al hospital están los ruidos, cláxones de vehículos y discusiones fuertes que se han generado por no poner orden en esta cuestión. Principalmente los lunes, miércoles y viernes, que son las jornadas en que llegan más enfermos de los municipios, la aglomeración frente a la instalación es realmente desconcertante. Para el bienestar de los pacientes, personal de la salud y los vecinos del reparto debe resolverse este problema».

Ya sin espacio casi solo apunto que en cualquier sitio, pero más frente a un centro de salud, la armonía es imprescindible.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Opinión Gráfica