Fotografía de una demora

«Voy a ser breve. No creo que tenga que explicar mucho para que se entiendan todas las afectaciones económicas al Estado y a los cuentapropistas». Así, directo al grano, comienza la misiva del pinero Francisco Fonseca Leyva (calle 28, No. 4702, e/ 47 y 49, Nueva Gerona), y a continuación explica que desde el 2 de octubre de 2014, se acabó en su municipio el papel fotográfico de los formatos 4x6 y 5x7 pulgadas, «los más usados en la fotografía comercial».

Con la escasez, «empezó la odisea para los que tenemos una licencia de fotografía. Desde entonces, múltiples respuestas que han incluido: “está despachado en La Habana”, “viene pronto”, “ya lo van a traer”… La concreta: sigue sin solucionarse el asunto y hoy, 30 de diciembre de 2014, a casi tres meses ya ni hay formatos 10x5, 12x18, 10x12. No se sabe cuándo estará el papel en la Isla, dicen que anda por un contenedor en el puerto de Batabanó».

El asunto adquiere más dimensión porque, según afirma el remitente, «seguimos pagándole a la ONAT, que nos exigirá, a fin de año», sin tener en cuenta este hueco comercial para quienes sostienen negocios particulares de fotografía.

Sin desconocer las penurias económicas que debe sortear el país, este cuentapropista se pregunta razonablemente si no ha sido demasiado tiempo para resolver esta cuestión material. ¿Cuántos factores —tal vez algunos relacionados con malos manejos e ineficiencias— están atravesando la carencia del producto mencionado? ¿Por qué no se da una respuesta más completa a quienes la padecen? ¿Pasa lo mismo en espacios similares del país o la afectación es particularmente intensa en la Isla de la Juventud?

Gracias al Miguel Enríquez

Como la emoción se anudaba en su garganta, Julio Sotolongo Suárez prefirió escribir y compartir su gratitud sobre el papel. Resulta que este mayabequense, residente en Ave. 43, Edif. 4, Apto.4, e/102 y 104, en San José de las Lajas, fue operado el pasado 27 de septiembre de 2014, de un GIST maligno en el hospital Miguel Enríquez. Y de aquel empeño médico y su posterior seguimiento guarda la más agradecida memoria.

Menciona el remitente a «la doctora y profesora Nélida Ramos, el Dr. cirujano Samper, el anestesista Dr. Pita y otro cirujano que no recuerdo su apellido. También participaron un grupo de eficientes compañeros doctores y licenciados que trabajaron en el salón. Es menester mencionar al Dr. Abel (…), al personal de enfermería, auxiliares de todo tipo que trabajan en la sala 5C (…). Súmele a esta lista de agradecimiento a ascensoristas, al personal de los laboratorios, servicios de Rayos X, personal de lavandería, admisión y enfermería».

«Por último fui atendido en el servicio de Oncología por la doctora Noralis, donde recibí una muestra segura de que mi caso tendría una solución sin retrocesos», rememora el paciente.

Preguntas a Etecsa

La tercera misiva de hoy viene de manos del capitalino Rigoberto Díaz Ramírez (calle 12, No. 7112, e/71 y 101, reparto Amor, Cotorro). Indaga Rigoberto sobre una inquietud que quizá comparten otros cubanos. «Me gustaría saber por qué la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (Etecsa) no permite que los usuarios de telefonía móvil prepago o pospago, ambas,  que usan el servicio de correo Nauta en sus móviles, estén conectados a la red de datos todo el tiempo. Cuando se activó el servicio la Empresa aclaró que a los usuarios no se les iba a cobrar por el tiempo de conexión, solo por la transferencia de datos, es decir, por el tamaño del correo que recibías y que enviabas. Recuerdo que cuando comenzó el servicio solamente me descontaban 0,01 centavos por conectarme; sin embargo, cuando me conecto, muchas veces me descuenta hasta 0,06 centavos sin haber recibido nada, y en la mayoría de los casos 0,03».

Aclara el remitente que no se está quejando por el precio que se fijó desde un principio, pero le gustaría que se extendieran las facilidades a las que se refiere, en consonancia con lo dicho inicialmente, sobre todo cuando se han difundido noticias de las mejoras y ampliaciones de prestaciones de la institución.

«Quisiera que la empresa tuviera en consideración mi petición y que se les permita a los usuarios estar conectados a la red todo el tiempo para así podernos enterar cuando recibimos un email, y no gastar dinero en vano», reclama el cliente. ¿Qué dicen las autoridades de Etecsa al respecto?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.