Responde Azcuba sobre contaminación

El daño medioambiental sobre el reparto Playa Girón de las lagunas de oxidación del central azucarero Argeo Martínez, en el municipio guantanamero Manuel Tames, fue denunciado aquí el pasado 5 de agosto, por Lazarita Torres Cintra, vecina de esa demarcación.

Contaba ella que hace más de 13 años los vecinos de ese barrio y el de Playa Larga, construidos entre 1961 y 1964, reclaman la eliminación de las dañinas lagunas creadas en los años 90. Y no se han escuchado esas quejas, a pesar de las enfermedades respiratorias causadas, además del daño en los equipos electrónicos y paredes y placas de las viviendas. La flora de la zona ha sido muy afectada, las prendas de vestir y joyas se ennegrecen y los cables eléctricos se corroen, al punto de que afectan ese servicio.

También revelaba que las tuberías de aguas albañales se averiaron al construirse la estación de bombeo para trasvasar el mosto a las lagunas de oxidación. Ahora las albañales brotan por los desagües de las viviendas, y hubo que hacer zanjas.

Para colmo, añadía, las lagunas ni siquiera poseen una cerca perimetral que prohíba el acceso de personas y animales. Y cuando la destilería está trabajando, el escape de monóxido de carbono se expande por todo el batey.

Al final, señalaba Lazarita, los pobladores solo reclaman que se retiren de la localidad, a un sitio apartado, los contaminantes depósitos.

Al respecto, responde Orlando García Ramírez, presidente del Grupo Azcuba, que a raíz de lo publicado se entrevistó a los vecinos, y visitaron las lagunas especialistas de Azcuba y representantes de esa empresa azucarera, el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) y organizaciones políticas y del Gobierno del territorio.

Admite que las lagunas se encuentran cercanas a las viviendas (a unos 17 metros de las dos más próximas), lo que viola las regulaciones ambientales, las cuales plantean que como mínimo deben estar a 350 metros de las casas. Y precisa que esos depósitos fueron construidos en 1997, con licencia ambiental emitida y aprobada por el Instituto de Planificación Física y el Citma de Guantánamo, posterior a la construcción de las viviendas por el Minaz.

Los residuales de la destilería, afirma, poseen altas cargas orgánicas que dañan significativamente el medio, fundamentalmente al verterse a los ríos y otros cuerpos receptores. Y para su degradación, necesitan grandes cantidades de oxígeno, por lo cual afectan los niveles de este en el agua.

Ello, señala, provoca la acidificación de los suelos y el agua, la generación de malos olores, y propicia un hábitat favorable para insectos y microorganismos que pueden ser peligrosos para la salud.

Sin embargo, dice que «no se pudo comprobar la veracidad de esas afectaciones relacionadas en la carta, de la existencia de daños en los equipos electrodomésticos y prendas de vestir en ese vecindario». Y refiere que las lagunas se han cercado varias veces, pero han sido víctimas de las indisciplinas sociales, al igual que las tapas de los registros y obras de fábricas.

Reconoce que existen ineficiencias en el uso y explotación del sistema de tratamiento de residuales de la destilería y el ingenio, «las que serán atendidas por la dirección de la empresa azucarera y Azcuba, con vistas a dar solución a corto y mediano plazos».

A corto plazo, y antes de iniciar la zafra azucarera, se limpiarán y acondicionarán las lagunas de la destilería y áreas aledañas, y se resolverá el cercado perimetral; al tiempo que se reorganizará el sistema de lagunas que permita inhabilitar las tres antiguas del central, que fueron sustituidas por las nuevas, concluidas en 2014.

Y a mediano plazo, en el primer semestre de 2016, se acondicionará el sistema de riego existente para ponerlo en explotación, mientras que se reubicará el sistema de bombeo del ingenio para que garantice la correcta evacuación de los residuales.

También, de conjunto con el INRH, se repararán y se les dará valor de uso a las 132 hectáreas de riego afectadas por la conductora de agua a la población. Y se incluirá en el Plan de Inversiones de 2017 la reubicación de las lagunas de la destilería, teniendo en cuenta las nuevas soluciones de fertiriego de vinazas.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica