El otro Guanabo

Guanabo, en el municipio capitalino Habana del Este, es playa y solaz para muchos visitantes. Pero hay otra realidad para quienes residen permanentemente allí, y ven inundarse sistemáticamente las calles de esa localidad.

Gisela Rodríguez Texido reside en 7ma. Nro. 47614, entre 476 y 478, y cuenta que cada vez que llueve, aunque no sea un chaparrón, se inunda su calle y deja incomunicadas a varias familias, sin acceso de ningún tipo al exterior de las viviendas. Y todo se debe a que el agua que corre por las arterias aledañas va a parar allí.

La razón, según la remitente, es que durante años han ido asfaltando las calles sin respetar los niveles, de manera que no corran hacia donde debían según el diseño preliminar de Guanabo, hacia el mar.

En la calle de Gisela existen alcantarillas, conductos y túneles que, por su falta de atención y mantenimiento durante años, agravan las inundaciones. Y para colmo, la arteria, la segunda más importante de la localidad, se vuelve intransitable, pues entre el asfalto y las alcantarillas derribadas existen desniveles que son causantes de averías en los vehículos.

Acueducto, según Gisela, limpia las alcantarillas esporádicamente, y otra entidad destupe los calados. «Pero —señala— nadie limpia los conductos petrificados que unen a estos dos, que son los que deben drenar esa agua. Esta operación se viene realizando por años, pero parece que nadie se da cuenta de que esto no resuelve, ni es la solución del tema, sin importarles cuántos recursos se invierten ni el tiempo y horas de trabajo que estos operarios realizan en vano».

Para convivir con tales problemas, explica, se las han ingeniado los moradores con sistemas de compuertas, de manera que el agua no les afecte sus bienes, pues la misma llega a superar en ocasiones la altura de los tomacorrientes eléctricos. En dos ocasiones, la presión de esa agua represada ha tumbado muros y puertas de las casas, afectando todo lo que arrastra consigo.

Esa situación, precisa, la vienen planteando los electores durante años en las asambleas de rendición de cuentas y en el Gobierno municipal. Todo el mundo la conoce, pero nadie da respuesta ni solución. El Consejo de la Administración ha llevado en tres o cuatro ocasiones una brigada para sacar el agua con equipos especializados, y antes la solución solo era la evacuación de las familias afectadas.

En marzo de 2015, los vecinos han escrito a otros medios de prensa que, a su vez,  han tramitado la inquietud con la Asamblea Provincial del Poder Popular de La Habana. «Pero no hemos recibido respuesta alguna, pareciendo que eso no le interesa ni preocupa a nadie, solo a nosotros los perjudicados», afirma Gisela.

Chapucería

Manuel Oliver Martí cuenta otro tanto del reparto Parcelación Moderna, en el municipio capitalino Arroyo Naranjo, donde reside en calle 6ta. Nro. 84, entre 11 y 13.

Precisa que hace unos años se acometieron en ese barrio trabajos de instalación de redes hidráulicas y sanitarias. Pero las calles quedaron en deplorable estado, con salideros de agua potable y de aguas negras, pues el objetivo era eliminar las fosas de las casas y entroncarlas con la nueva instalación.

El trabajo hecho fue, según Manuel, una total chapucería. Hoy hay casas conectadas y otras no. Y por ello, en calle 6ta., entre 13 y 15, hay desde hace mucho tiempo un salidero de aguas negras que salen de la fosa sita a la entrada de la bodega y la carnicería.

Ese vertimiento se reporta constantemente, y las reparaciones solo garantizan un mes de supresión.

«¿Cree usted que exista algún organismo que se pueda dedicar a resolver el asunto?, cuestiona Manuel, y agrega: Las calles y aceras no tenemos ni la más remota esperanza que se arreglen…¡pero la tupición…! A ver si encontramos algún organismo piadoso que nos resuelva…»

Por cierto, ¿cuál fue la entidad que hizo tal chapucería?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.