Salud a los de la Salud

Hoy, Día de la Medicina Latinoamericana, reflejo varias cartas que dicen mucho de la entrega de nuestros trabajadores de la Salud a lo interno del país, pues por lo general se enfatiza en sus misiones en el exterior y no se valoran igualmente los resultados y sacrificios de quienes  quedan acá en la retaguardia, para  preservar la salud de los cubanos, en medio de complejas condiciones.

Santiago Fernández Santos (Avenida 84, edificio C, apto. 10, entre 33 y 35, Pastorita, Cienfuegos) refiere que cuando a una persona se le diagnostica cáncer, ocurren cambios en su estilo de vida, en la forma de percibir las cosas y se vuelve más susceptible. De ahí que el personal de Salud que lo atiende tiene que tener mucha paciencia y comprenderlo mucho, sin llegar a la lástima.

Cuenta Santiago que a su esposa, Georgelina Ferrer, le diagnosticaron un linfoma no Hodkin hace 16 meses. Y ahí comenzó la batalla por su vida, que finalmente perdió.

«Pero nos queda la satisfacción —afirma— de que fue bien atendida en la Sala Q del Instituto Nacional de Oncología y Radiología (INOR), en La Habana. Desde los auxiliares y pantristas, hasta los enfermeros y médicos, con qué amor, cariño y entrega trabaja ese personal, digno de ser reconocido», concluye.

Mirta Cabrales Castillo (calle 31 C, No. 31C13, entre 246 y 256, San Agustín, La Lisa, La Habana) cuenta que el pasado 2 de agosto la llevaron grave  al cuerpo de guardia del policlínico Elpidio Berovides, de ese reparto.

«Quedé sorprendida —precisa— por la atención rápida y esmerada de ese colectivo, gesto que uno piensa a veces que se ha olvidado. Quiero agradecer en especial al doctor Agdiel Linares, a las enfermeras Caridad Pérez Pérez y María de los Ángeles Herrera, y al enfermero Carlos Hechavarría Montejo, quienes me dieron los primeros auxilios y luego me remitieron para el Hospital Docente Clínico Quirúrgico Joaquín Albarrán».

Asegura Mirta que de no ser por ello, ahora no estuviera haciendo el cuento, pues llegó grave al policlínico, debido a una reacción de unos medicamentos que ingirió.

Del policlínico también destaca el trabajo de los rehabilitadores, pues su esposo sufrió hace unos meses un accidente cerebrovascular, y después del tratamiento clínico fue atendido esmeradamente por aquel departamento, especialmente por Juan Montoya Guerrero.

«A todos los que hacen cosas buenas desde la Salud en nombre de Cuba, mis más sincero agradecimiento y aliento de que continúen así para siempre», concluye Mirta.

Iris Álvarez Marrero (calle 2, No. 6555, apto. 1, entre 27 y Zapata, Plaza de la Revolución, La Habana) desea honrar en nombre de varios familiares de pacientes ingresados en la Sala B del quinto piso del Hospital Comandante Manuel Fajardo de la capital, al joven enfermero Yasser Jiménez de la Cantera. Y así lo caracteriza:

«Cuánta entrega, dedicación y amor; fue capaz con una frase de aliviar el dolor o compensar el sufrimiento de una familia. Jamás observamos maltrato, mal humor o respuesta indebida…

«El amor a la profesión es baluarte fundamental en el inmenso empeño de salvar vidas humanas y espejo al mundo de los valores creados por la Revolución», concluye Iris.

Una pregunta para el Minsap

Ernesto Garcés Leyva (avenida 14, No. 14, reparto Transformador, Baire, Contramaestre, Santiago de Cuba) relata que su sobrina Virgen Daniela Cabrera Garcés padece la rara enfermedad llamada síndrome de West y consume el medicamento anticonvulsionante Vigabatrina, que no le puede faltar.

Pero hace unos tres meses que ese medicamento no llega a la farmacia correspondiente.  Y la alternativa es otro llamado Valproato de Sodio, de molestísimas reacciones para la pequeña.

Ernesto quiere saber hasta cuándo estará en falta y cómo se puede gestionar desde otros territorios del país, si fuera posible. El Ministerio de Salud Pública tiene en este caso la palabra.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.