Le construirán la casa

Basado en la queja enviada por Melba Ramírez Suárez, residente en el municipio pinareño de Minas de Matahambre, pero recluida con su hijo en el Hospital Pediátrico de Centro Habana, en la capital, este redactor abogaba el pasado 6 de marzo por que siempre haya un margen para que, allí donde se empocen el dolor y la indefensión, aparezca una mano y la sensibilidad de nuestro Estado socialista.

Contaba Melba, que tiene dos hijos, uno de cinco años y el otro de ocho, el cual presenta una enfermedad crónica terminal que lo hace dependiente de diálisis. El niño es atendido por ese concepto en el Hospital Pediátrico de Centro Habana, donde prácticamente viven desde octubre de 2014.

El problema era que no tenían una vivienda adecuada para hacerle un tratamiento dialítico al niño. «Las condiciones de mi domicilio son malas —señalaba—; es de madera y perdió el techo. Hay problemas con el acceso al agua, y falta teléfono, para un caso muy delicado».

Y precisaba que el teléfono más cercano se encuentra a dos kilómetros del hogar. Y el de su área de salud, para primeros auxilios en caso de emergencia, queda a más de cinco kilómetros. Para trasladarse hasta allí por cualquier complicación, no hay transporte, afirmaba.

Revelaba que se había dirigido al presidente del Gobierno municipal, solicitando ayuda. Y la última respuesta fue que no hay solución a su problema, por lo cual continúa viviendo, con el niño, en el Hospital Pediátrico de Centro Habana.

«Me he realizado todas las pruebas para darle un riñón a mi hijo mediante trasplante renal —señalaba—; pero no tengo adónde ir cuando estemos operados los dos. Mi niño estará inmunodeprimido por el tratamiento del trasplante. Y creo que debe analizarse mi caso», concluía la madre.

Al respecto, Luis Alberto Marimón Rodríguez, jefe de la Oficina de Atención a la Población del Poder Popular en Pinar del Río, responde que, según autoridades de Salud y del Consejo de la Administración Municipal de Minas de Matahambre, ese caso se atiende desde la etapa prenatal, cuando se diagnosticó —y se comprobó al nacer el niño— que padecía de una displasia multiquística del riñón izquierdo e hidronefrosis del riñón derecho, por lo que recibió seguimiento por Nefrología en el Hospital Pediátrico de Pinar del Río.

Añade que la familia residía en condiciones muy difíciles, por lo cual se le entregó una vivienda del Fondo Estatal, la que posteriormente fue destruida por un incendio. Y fueron reubicados temporalmente en un local estatal.

La Comisión Municipal, añade, decidió asignar del fondo estatal un nuevo inmueble. Ya entonces Melba tenía otro niño, y por la situación delicada de salud del otro pequeño se acordó por el Puesto de Dirección de la Vivienda incluir el caso en el Plan Estatal de rehabilitación del municipio, «decisión con la cual la interesada no estuvo de acuerdo, reclamando vivienda cerca del Policlínico».

«Después de conocer los resultados del análisis realizado por las autoridades del Poder Popular del municipio y los elementos expuestos por Melba Ramírez Suárez, referente a la propuesta de rehabilitar su vivienda en el lugar donde está edificada, apunta, se solicitó a la Dirección Provincial de Salud profundizar en la situación del paciente, consultar el criterio médico sobre la posibilidad de continuar en el seno familiar, fuera de la institución hospitalaria, el tratamiento indicado por los especialistas que atienden al niño Jonathan Valdés Ramírez en el Hospital Pediátrico de Centro Habana».

Afirma que, a partir del estudio realizado y las recomendaciones formuladas por la Dirección Provincial de Salud, el Consejo de la Administración Provincial, de manera excepcional, aprobó la construcción de la vivienda de esa familia, incorporándola al Plan Estatal del presente 2016. La casa, manifiesta, se edificará según las características y condiciones expresadas por la comisión de especialistas de la Dirección Provincial de Salud que revisaron el caso, y se garantizará la continuidad del tratamiento indicado por sus médicos, con todas las garantías de bienestar del paciente y su familia.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica