Oír a fondo esta historia

Cuando solo tenía un añito y diez meses, en 2009, el hijo intermedio de Noel Ledo Mesa (edif. 28, Apto. 2, 1er. piso, Buena Vista, Cienfuegos) comenzó a padecer de una candidiasis en ambos oídos.

A causa de este hongo, ha sufrido el niño desde entonces picazón, dolor y supuración de color amarillo pálido y mal olor. Por ello ha sido tratado con una frecuencia de tres veces al año. Sin embargo, el problema ha sido más que persistente, narra el papá.

«En nuestra desesperación lo llevamos a Santa Clara, con apenas cinco años. Fuimos en busca de otros tratamientos y nuevas valoraciones, pero sin resultado positivo (...). Queríamos llevarlo a la capital, para tratarlo allá, pero nos frenó el hecho de que somos personas con una condición económica baja», evoca el cienfueguero.

En el momento de escribirnos, apunta, el menor se encontraba bajo un tratamiento que «consiste en tres gotas de aceite bebito todas las noches antes de dormir, por un período de seis meses, por una otitis aguda provocada por el mismo hongo. A raíz de esta enfermedad, mi pequeño sufre de un trauma sicológico; cada vez que esta se manifiesta, automáticamente se aparta de todos, se torna tímido, desinteresado, con discreción se introduce los dedos en los oídos para rascárselos y luego se los huele. (...) Su rendimiento académico ha disminuido, por lo que tememos que este hongo esté influyendo de manera directa en su desarrollo».

Incluso uno de los especialistas consultados por la familia les manifestó que «donde único podían obtener el recurso medicinal necesario era en países extranjeros, que en Cuba no hay medicamento para dicho hongo», refiere Noel. ¿Qué pueden argumentar las autoridades del Minsap sobre la evolución y seguimiento de este tipo de caso?

Ocho meses sin cobrar

Tan breve como alarmante es la misiva de Carlos Morales Romero (UBPC Coto del Chato, Salgacero, Jesús Menéndez, Las Tunas). Tanto el remitente como sus compañeros, ya no saben a qué entidad dirigirse para que les expliquen: «¿Por qué llevamos ocho meses sin cobrar nuestro salario (...), pues aquí no tenemos respuesta alguna del Sindicato, ni de ningún organismo político o administrativo a ninguna instancia, a pesar de tantos planteamientos y reclamaciones formuladas?».

Más allá de que hubiesen sido esclarecedores otros elementos del problema, el solo hecho de que trabajadores lleven ese tiempo sin devengar el fruto de su esfuerzo —si es exacto lo contado por Carlos—, ya resulta motivo más que suficiente para la alerta pública. Urgen respuestas.

¿Close caption en otro idioma?

Desde Carretera de Sagua No. 77, reparto Camacho, Santa Clara, en Villa Clara, escribe Lupe Alvarado Artiles para advertir que el servicio de close caption de la novela brasileña que se transmite por Cubavisión, «lo ponen en otro idioma y no nos resuelve nada a los que no oímos, pero sí podemos leer». ¿A qué obedece tal asunto? ¿Cómo podría resolverse?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.