Sueños despiertos

Luis SextoLuis Sextosexto@enet.cu
3 de Noviembre del 2011 19:41:53 CDT

Espero estar de acuerdo con la mayoría de mis lectores, al señalar que la tarea antiséptica de cambiar cierta mentalidad predominante en la sociedad cubana exige, entre otros instrumentos, un espacio y una actitud: el debate. No parece probable que mediante consignas, exhortaciones, o conjuros se pueda pasar de lo tupido a lo claro.

Ocasiones para debatir sobran. Porque aunque no suelen ser tangibles, son más o menos visibles y audibles o «leíbles». Se escuchan de vez en cuando por la radio, la TV o se leen en este papel o en esta pantalla. Y entre las opiniones, todavía muestran su beligerancia las que defienden las formas que mayoritariamente necesitamos transformar. Y es lógico: la vieja mentalidad no cederá su terreno sin resistirse. ¿O acaso cuando vamos a comer un plato nuevo, el prejuicio no nos obliga a hacer muecas, u oponemos objeciones gastronómicas de niño majadero?

Difícil, según demuestra la experiencia, es actuar para cambiar. Y difícil resulta también debatir. A veces uno lee textos con criterios e ideas atendibles, pero el tono, el lenguaje, estalla como artillería que truena desde el lado opuesto. Bueno, en suma, he notado que se discute el papel del Estado en nuestra sociedad. Recientemente, a pesar de toda la crítica a errores y tendencias relacionados con un Estado sumamente centralizado y responsable de toda la actividad económica, social y política, leí una carta que insiste en la defensa del antiguo papel totalizador del Estado.

Por mi parte, también defiendo el Estado como guardián de nuestra aspiración socialista; celador de la justicia social; preservador de la independencia. Pero expreso otro punto de vista cuando se define una equivalencia maquinal entre estatalización y socialización de la propiedad. La diferencia se advierte. En ciertos países capitalistas, hay propiedad estatal sobre los ferrocarriles o los hidrocarburos u otros sectores, y ello no significa una fórmula socialista. Al parecer, hemos de asediar ese aspecto para entender qué nos proponemos todos cuantos creemos, como mínimo, en los mandatos de nuestra historia: la justicia como sol del mundo moral, y la independencia, es decir, sin injerencias extrañas, ni sometimientos lacayunos, como garante de la pureza de nuestra luz, nuestra tierra. Nuestro destino como nación.

No creo que la solución para conseguir la plenitud del socialismo, es decir, toda la justicia, sea nuevamente la propuesta del Estado paternalista y controlador. La propiedad social, a mi entender, es aquella que convierte al obrero y al trabajador en copropietarios de los medios de producción. Copropietarios efectivos. Tanto como para que cada miembro de la colectividad laboral tenga espacio para labrarse el bienestar, sin regalos ni estafas. Y con voz y voto para decidir sobre el medio que le asegura la vida, sin que por ello deje de existir un director con poder empresarial. Tal vez lo más cercano a la perfección democrática fuera que la propia comunidad lo eligiera o los aprobara. Como tesis, podría ganarse la validez.

Otros llevan la propiedad social a extremos más agudos: la entrega total de los medios de producción a los trabajadores. Pero hay formas de propiedad social que requieren como condición una base material desarrollada. ¿Cuba la posee? Y en todo este debate, habrá, pues, que convenir en que la teoría descontextualizada, fuera de las circunstancias, suele indigestar. Tal vez siguiendo una línea teórica racional, atemperada a la realidad real, no a la virtual, hemos de hacer, por ahora, lo posible. Y para ello, la mentalidad autoritaria engendrada por la excesiva centralización, tendrá que pasar por la quiebra. Ha sido cómodo para algunos tomar decisiones sin tener en cuenta a las personas. No me levantaré una estatua, si reafirmo mi criterio de que aún, en ciertos lugares, se adoptan decisiones que no solo desconocen el estado de opinión de los electores, sino lastiman la seguridad de los habitantes del batey, el poblado o del municipio.

En fin, no me asusto. Estamos en un debate constructivo, regenerador, contra hábitos y conceptos envejecidos, en medio de ciertas estructuras agotadas. Vivimos, por tanto, una oportunidad única para pensar, debatir y actuar, entre necesarias e inevitables diferencias de cómo obrar o de hacia adónde vamos. Al menos, aun en medio de incertidumbres, desazones, riesgos, este comentarista mira atrás y sabe hacia dónde vamos. Porque, aunque la palabra sueño no es término propio de la economía, ve a los sueños aún despiertos por el insomnio de las necesidades.

envíe su comentario

  • Normas
  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio
    1. 1

      nsf - 4 de Noviembre del 2011 2:15:56 CDT

      Buenos dias, deseo que las mentes se abran , tal y como ud lo dice, busquen soluciones reales ,encuentren el camino que les lleve a una sociedad armonica y mas abierta dejando aquello de .."que solo lo nuestro es lo bueno y razonable el resto del mundo esta equivocado y hundido",espero que el pueblo lo logre y asi deje de lado excusas e intolerancias que tienen desde hace mucho la sociedad cubana en continuo "autobloqueo".

    2. 2

      Modesto Reyes Canto - 4 de Noviembre del 2011 3:20:11 CDT

      En las cadenas de television en español de USA se ve un commercial con la finalidad de captar jovenes para que ingresen a las filas del ejercito donde un joven muy militarmente dice,entre otras cosas,que”en el ejercito a aprendido que sus prioridades en la vida son Patria,Comunidad y Familia”Asi en ese orden.Cada vez que veo esa publicidad siempre me pregunto lo mismo:O este es un imbecil o yo no soy patriota.Es que acaso este aspirante a General de cinco estrellas no se da cuenta que la Patria que le estan vendiendo lo llevo a la miseria economica conque vivia su familia y comunidad para que el no tuviera otra opcion que alistarse en el ejercito para tratar de salir de sus penurias economicas aun a riesgo de perder su vida o de volverse un maton de gente inocente en muchos de los casos?.Si traigo esto a cualicion,amigo Luis,es porque me parece que usted se aferra mucho al concepto de patria,patrioticamente hablando,donde otros han hecho de ella, el advertido por Marti, un pedestal.No creo que lo que esta ocurriendo en Cuba tenga sus raices en una pugna generacional cargada de viejas ideas pues,Raul con sus 80 años encima es el principal impulsor de todo cambio necesario aunque no lo quieran entender,a travez de la retorica de viejas e improductivas consignas,los acomodados que le han sacado provecho a la larga y esperada construccion del socialismo que hasta ahora no ha existido en ningun pais.Esto se va volviendo como el cuento del paraiso que uno realmente no podra saber si existe o no hasta que no se muera y de todas formas despues no se lo puede comunicar a nadie.A Cuba le sobra mateial humano del bueno y recursos naturales de toda indole para emerger como una pequeña,por su tamaño territorial,potencia economica para bien de todos sus ciudadanos. sin necesidad de borrar aquellos principios de los que subieron a la Sierra con la idea de crear una Patria justa “con todos y para el bien de todos”sin necesidad de ideas foraneas.Se que su articulo de hoy,amigo Luis,traera disimiles opinions.Ojala se publiquen todas.Un abrazo: Modesto Reyes Canto.

    3. 3

      Leonardo Barreras Capote - 4 de Noviembre del 2011 3:59:29 CDT

      "Aunque la palabra sueño no es término propio de la economía, ve a los sueños aún despiertos por el insomnio de las necesidades". Excelente reflexión, estimado Luís. Más claro ni el agua. Saludos

    4. 4

      rdamian - 4 de Noviembre del 2011 6:31:17 CDT

      Felicidades, excelente reflexión. Completamente de acuerdo sobre la necesidad del debate. En la calle todos ladran para dar una opinión personal sobre los problemas a resolver, pero pocos se sientan a DEBATIR y colegiar la mejor forma para alcanzarlo.

    5. 5

      Eliseo - 4 de Noviembre del 2011 7:14:51 CDT

      Cuando en mi entorno se discutieron los lineamientos, pregunte con quien contábamos para ejecutarlos e implementarlos y una mirada recelosa se clavo en mi, preguntándome al unísono si yo estaba de acuerdo con los lineamientos, a lo que le explique que si, pero me preocupaba fundamentalmente los cuadros que debían ser los actores principales y ya ve UD, con que fuerza Raúl Castro ha llamado ha cambiar la mentalidad y a despojarse de toda tontería, la inercia es parte de la física y de todo cambio que se produzca, sigo insistiendo que una parte importante de nuestros problemas es nuestra política de cuadros, hay que sembrar valores como hizo Cristina la Presidenta de Argentina y cambiar la apreciación que existe por una parte de la población de que los jefes son acomodados, corruptos y oportunista, de que no paran en los puntos de los amarillos porque son unos desmadrados, por otro lado un buen jefe en Cuba tendrá que dominar los problemas de la comunidad e incidir en todo lo que debe ser cambiado, cada jefe sin que lo manden debería preguntarse, como puede planificar mas agua para la población, mas reparaciones para las aceras, mas calidad en el pan con jamón que vende, ¿Cómo puede quitarle a la mujer cubana el peso de atender una casa, ¿Como puede atender mejor a los ancianos que comen en lugares reservados para ellos? En definitiva no me alcanzarían el espacio para ejemplos, pero en resumen todos en Cuba deberíamos pensar en como mejorar el estado de bienestar en nuestro radio de acción dentro de nuestros presupuestos aprobados, digo esto porque no he visto a nadie pedir casi nada material en la sección de Alejandro de Juventud Rebelde. Los jefes deberían conocer y atender sus problemas de acuerdo a ¿Cómo le gustaría que fueran las cosas si ellos y sus familias fueran sus propios clientes. Por ultimo también escuche a un funcionario de nivel provincial decir que había escasez de cuadros, esa afirmación debiera ser estudiada. El concepto de revolución cada vez que lo leo, veo que engrandece.

    6. 6

      Boris Silva - 4 de Noviembre del 2011 8:09:32 CDT

      Muy buen articulo sobre la realidad de nuestra tierra. Ojalá hubiera más periodistas que escribieran sobre Cuba y lo que acontece en ella, más aún en estos momentos.

    7. 7

      Pepe - 4 de Noviembre del 2011 12:05:15 CDT

      Creo que aquellos de quienes depende tomar las medidas necesarias para ir reconociendo y eliminando las consecuencias de los errores cometidos deben tener la mente abierta a todo aquello que pueda ser positivo, venga de donde venga. ¿Por qué ese desprecio a todo lo que provenga de "fuera"? Y el socialismo, y también el Marxsmo lemninismo, ¿De dónde vinieron? Como ejemplo podemos poner a China, y su "Socialismo de Mercado", que le ha permitido convertirse en la segunda potencia económica mundial, amenazando con desbancar a los propios Estados Unidos. Tomemos todo aquello positivo, venga de donde venga, pero que sea capaz de sstimular a las fuerzas productivas, ye iremos alcanzando la ruta que nos llevará a resolver muchos de los problemas materiales que hoy nos agobian. El aferrarse al pasado, ignorar los múltiples errores y no yomar las necesarias experiencias de los mismos, nos llevaría a más de lo mismo. Y ello no quiere decir necesariamente que se elimine la justicia social, la salud pública universal ni las oportunidaes de superación iguales para todos.

    8. 8

      Emigdio - 4 de Noviembre del 2011 12:22:02 CDT

      Cambiar la leyes, cambiar los conceptos teoricos, lo que hoy esta prohibido mañana es permitido, eso es facil, lo dificil, es cambiar la mentalidad, y mucho mas dificil si las personas que van a llevar el timon en las nuevas condiciones, con el cambio pierden el acomodamiento y las prevendas que estaban recibiendo con el estatus anterior, ahi se sienten afectados pero no lo manifiestan y comienzan a aplicar los mecanismos de freno y la resistencia pasiva es mas dificil de combatir que la activa, y en hacer resistencia pasiva los cubanos nos hemos hecho especialistas, y le buscamos la quinta pata a todo para no hacer lo que tiene que hacerse, porque nos perjudica personalmente. Como usted dice amigo Luis "Ha sido cómodo para algunos tomar decisiones sin tener en cuenta a las personas". Y es una verdad tan grande como un templo, la demagogia nos estaba serruchando el piso como decimos los cubanos. Los cambios se van ha hacer de forma metodica y sin dar pasos en falso, ya tenemos a muchos clamando por cambios urgentes en 72 horas, en primer lugar porque conocen que hasta hace poco, lo que se decia en un discurso esta tarde mañana por la mañana lo estabamos aplicando sin mirar consecuencia y sin parar en costos economicos y a veces hasta politicos. Los cambios hay que hacerlos con mesura sin apresuramientos y dejando siempre la posibilidad de rectificar cualquier desliz, sin botar el sofa, lo que mas daño ha hecho en este aspecto de los cuentapropistas es que se otorgaban las licencias y luego empezaban al margen de la ley, las cartas circulares, las directivas, las instrucciones y demas etceteras a regular y contraregular, porque en eso de enredar las cosas tambien hay que contar con nosotros y el resultado final era volver al estatus anterior. Ya no podemos darnos ese lujo, ahora hay que seguir adelante, se acabaron los retrocesos, nos lo estamos jugando todo y eso tienen que entenderlo los acomodados de siempre.

    9. 9

      Dariem - 4 de Noviembre del 2011 12:44:21 CDT

      Excelente artículo, y completamente de acuerdo con usted en que estatización no es lo mismo que socialización de los medios de producción. Esa misma idea de que los jefes de las empresas deberían ser elegidos o aprobados por la masa trabajadora es la misma que yo siempre planteo cada vez que tengo una oportunidad. En mi opinión, un buen modelo económico en la empresa estatal no debe de necesitar de consignas para impulsar a los trabajadores a producir o trabajar más, ni para ser más eficientes o aplicar efectivamente el ahorro, pues el deseo de hacerlo debería ser algo inherente al modelo si se hubiera logrado que los trabajadores fueran copropietarios efectivos de los medios de producción. En mi opinión esto se traduce en dos cosas: la primera es que el trabajador gane de acuerdo a un porciento de lo que gana la empresa (esto es, efectivamente, eliminación del trabajo asalariado), y el segundo punto es que tenga el poder de cada cierto tiempo (digamos, una vez al año) de poder (elegir, aprobar, ratificar, revocar) al consejo de dirección de la empresa en conjunto con representantes del estado. Para ello el consejo de dirección debe rendir cuentas de los resultados de la empresa a lo largo de ese período y demostrar que su gestión es efectiva o por el contrario, asumir sus errores y ceder el puesto. A lo largo del período por supuesto hay que dejar que los directivos dirijan, porque tampoco una empresa se dirije anárquicamente. Y no pueden faltar las auditorías del estado y otro métodos que garanticen la transparencia de los recursos que se mueven en la empresa, para reducir al mínimo el fenómeno de la corrupción. Hasta ahora todas las leyes que han salido para poner en práctica los lineamientos del VI Congreso del Partido están enfocadas a la propiedad privada, y yo me pregunto, ¿cuando empezaremos a ver las leyes que modifiquen el funcionamiento de nuestras empresas estatales? Con ellas son con las que verdaderamente podremos definir el futuro socialista de nuestra nación. Esperemos que no se demoren demasiado.

    10. 10

      Dariem - 4 de Noviembre del 2011 12:54:42 CDT

      Agregar a lo que ya dije, que un modelo socialista que verdaderamente socialice los medios de producción, de por sí es anti-burocrático y anti-corrupción, porque los mismo trabajadores sirven de contraloria social y nadie se perpetúa en un puesto de dirección de la economía si no hace las cosas bien. Pero para ello es necesario darle más poder al pueblo. Ojalá el Consejo de Estado con Raúl al frente tomen las decisiones correctas y redacten las leyes que verdaderamente pongan al pueblo al frente de la economía, para que el país verdaderamente avance y salgamos de la crisis y el subdesarrollo. Capital humano tenemos para ello.

    11. 11

      Paco - 5 de Noviembre del 2011 10:48:22 CDT

      Gracias, Luis, por su tema interesante. Creo que hay que fomentar la participación del ciudadano en la economía en una forma sabia. Me acuerdo de lo expuesto en La Historia me Absolverá: “La tercera ley revolucionaria le hubiera garantizado a los trabajadores y empleados el acceso al 30% de las ganancias en todas las empresas industriales, mercantiles y mineras incluyendo los centrales azucareros.” También creo que la actitud del debate que la sociedad cubana exige tendrá que incluir la libertad de prensa.

    12. 12

      Jesús Rosado - 5 de Noviembre del 2011 20:05:20 CDT

      El socialismo debe superar al capitalismo en el grado de democratización de la sociedad y en particular en la democracia en la economía. En el capitalismo manda el capital. En el socialismo pretendemos que lo haga el pueblo trabajador. Tenemos que experimentar diferentes formas de socialización, por ejemplo, cooperativas, cooperativas de segundo grado, empresas estatales en aquellos sectores estratégicos que requieren fuertes inversiones. La empresa estatal también puede ser más socializada, por ejemplo, mediante la llamada cogestión entre el Estado y los colectivos obreros, que puede incluir el poder de elección o revocación de los dirigentes empresariales. Si comparamos con las Sociedades Anónimas (que es también una forma de socialización en el capitalismo aunque con sus limitaciones inherentes), allí los directivos tienen que rendir cuentas anuales antes los accionistas (propietarios). Aunque en nuestro sistema se hacen cosas parecidas en las asambleas sindicales no hay un mandato claro y un derecho legal bien establecido, sobre todo en cuanto a la profundidad y transparencia de la información que debe ser de dominio de los trabajadores. Eso es vital para ejercer un mayor control desde abajo que debe complementar con mayor efectividad al control desde arriba y arrinconar a la corrupción y el oportunismo. La rotación de los cargos directivos empresariales también era un principio postulado por Lenin y convenientemente olvidado.

    13. 13

      Manuel Dorta Gomez - 23 de Junio del 2012 22:46:31 CDT

      ¿REALMENTE HA HABIDO ALGUN ESTADO PATERNALISTA?

      del autor

      en esta sección