Juventud Rebelde

Frente al espejo

¿Por qué La Demajagua?

El 10 de octubre publicamos, en páginas centrales, el reportaje Aire de volcanes (Osviel Castro Medel y Aldo Daniel Naranjo), que los lectores encontraron en nuestra página web y en la de otros medios cubanos con el título La bandera de Céspedes aún ondea en las plazas cubanas. Tras leerlo, Yamila Pérez González nos comunicó que allí «no debió escribirse ingenio La Demajagua, sino solo Demajagua... El nombre de la finca o ingenio de Carlos Manuel de Céspedes es, simplemente, Demajagua, y fue la ingente investigadora Hortensia Pichardo Viñals quien nos enseñó que ese es el nombre correcto...»

Al conocer su inquietud, los redactores del trabajo respondieron: «... en la papelería del Padre de la Patria, recopilada por Hortensia Pichardo y Fernando Portuondo, Céspedes se refiere indistintamente a su ingenio con los términos de La Demajagua y Demajagua. Utiliza seis veces el primer nombre y una el segundo. Ninguno de los dos, por tanto, significa un error...».

«Esperamos con ansiedad el periódico del domingo para ver qué nos dice y con qué nos sorprende. El artículo de Freud (Ayúdame, Freud; José Aurelio Paz, 24 de septiembre) le encantó a toda la familia; puso el dedo en la llaga. Y ahora este (Dibújame una oveja, 1ro de octubre) además de destilar amor y hermosura ha logrado algo en mis hijas que yo no había conseguido a pesar de mis intentos: buscar un libro para leerlo. Ojalá que cuando lean El Principito encuentren el camino para otras necesarias lecturas. Desde ya le estamos agradecidos». (José Orozco Mantobello)

«Quiero felicitarlo por su trabajo sobre Eric “The God” Clapton (¿Decadencia de Eric Clapton?, Pedro de la Hoz, 8 de octubre). Me declaro ferviente admirador de la columna cultural de Juventud Rebelde, pues de un tiempo para acá viene publicando sobre rock y jazz. Usted y otros compañeros, como Joaquín Borges-Triana, realizan una encomiable labor y me agrada que esa música se tome en cuenta pues en el resto de la prensa casi no se menciona». (Joao Fariñas)

En la edición del 1ro. de agosto informamos sobre un accidente de tránsito que causó un fallecido y 65 lesionados. Ocurrió en la capital, en Ave. 100 y 51, en Marianao, cuando un ómnibus articulado de la línea M-4 impactó a una guagua de Transgaviota y luego a una vivienda.

JR se presentó en el lugar poco después, mientras los peritos y oficiales de la Dirección Nacional de Tránsito trabajaban para determinar las causas del hecho. Por ello brindamos una versión de lo acontecido desde el criterio de varios pasajeros, identificados en el artículo, quienes afirmaron que el M-4 circulaba a exceso de velocidad y había violado una luz roja.

Recientemente la comisión de expertos dio a conocer que el conductor del ómnibus de Transgaviota fue el responsable del suceso.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.