Juventud Rebelde

Frente al espejo

Árbol

Una vez más, nuestros lectores demuestran que nos siguen con mirada fiel pero atenta, como corresponde a quienes saben que el diálogo solo lo es si se escucha a todos los interlocutores. Y hacen bien. Ese es el espíritu que nos anima.

«Estuve leyendo lo que usted escribió (¿Una revolución desde la tecnología?, David Grau Merconchini, 7 de febrero). Le aclaro algunas cosas: Se escribe Linus Benedict Torvalds, y GNU significa: GNU no es Unix (/GNU is Not Unix/)». (Anyer Castillo Cabre, 5to. Año, Ciencias de la Computación, Universidad Central de Las Villas).

«En nombre de todos los estudiantes de Sociología de la Universidad de Oriente le pedimos a los trabajadores de Juventud Rebelde que publiquen artículos que hablen de la sociología en Cuba para que las personas puedan interesarse por esta ciencia que estudia la sociedad y los problemas que actualmente enfrenta el individuo. De esta manera podríamos observar que un mundo mejor es posible si contribuimos a estudiar estos problemas y ayudar a la Revolución. También pueden publicar un artículo que hable sobre la ubicación laboral del sociólogo». (Endy Fuentes Delgado).

«Estudio en la Universidad de Oriente, en Santiago de Cuba, el primer año de Filosofía. Aprovecho para saludar a todo el colectivo y felicitarlo por su trabajo. Este que realizan es muy gratificante, porque permite a muchas personas mirar las cosas tal y como son, ayuda a dar respuesta a diferentes interrogantes sobre temas diversos. Me encantaría enviarle saludos a una persona que admiro mucho: Mariela Rodríguez Méndez». (Lisannia Estobal Castillo).

«Leí El fantasma de la tontería informa sobre Cuba (Pablo Valiente, 10 de febrero). Qué poco nos conocen, nos odian por eso, por lo que somos capaces de hacer, de amar, de crear. No saben que podemos criticar las cosas y crecernos para construir la sociedad que deseamos. Nosotros tenemos carencias de muchas cosas pero nos sobran otras que ellos saben pero les duele reconocer. Les cuento que padezco de una lesión hepática, he sido atendida en el hospital de mi provincia, el Camilo Cienfuegos, en el Arnaldo Milián, de Villa Clara, en el Calixto García, de Ciudad de La habana, y en el Instituto de Oncología. Me han puesto tratamiento con citostáticos, alrededor de 16 bolsas de glóbulos rojos, y he recibido atención esmerada y nunca nadie me ha preguntado para ello si soy militante del Partido. Por esa y muchas razones me siento feliz en mi Cuba, sociedad donde una jubilada como yo puede recibir medicamentos de última generación y que, viviendo en provincia, está incluida en el ensayo clínico de la eritropoyetina y el leucicim. Dijo el maestro que la educación es como un árbol, se siembra una semilla y se abren muchas ramas. Fidel es la semilla, su pueblo son las ramas. (Gladys Toledo González, Sancti Spíritus).

Por esos diversos azares que intervienen en el proceso de edición del periódico, y que involucran a varios actores, presionados a su vez por el tiempo, en el artículo Adiós al último nieto de Amelia Martí Pérez (14 de febrero, Luis Hernández Serrano) parece como si las palabras de despedida del duelo hubiesen sido escritas y leídas por el arquitecto Juan García, yerno del sobrino-nieto del Apóstol. Esas palabras fueron leídas por la amiga de la familia, también arquitecta y Premio Nacional de Arquitectura a la Vida y Obra, Josefina Rebellón. Ofrecemos nuestras disculpas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.