Juventud Rebelde

Frente al espejo

Lucidez

«Acabo de leer su artículo titulado Juaniquiqui. Gracias por esa pintura del borracho querido que todos tenemos en el barrio y que siempre nos deja una huella. Yo también tengo el mío y me lo hizo revivir en el alma. Qué bueno que nuestros jóvenes leyeran su historia, porque el alcoholismo es un fenómeno al que muchos le restan importancia. Es necesario que el trago como fiesta no se transforme en tragedia familiar y dolor de la sociedad, y cuidar además ese querido espacio que es el barrio». (Julio Pérez)

«Ante todo, la honestidad. No comparto mucho sus puntos de vista como crítico. A veces es muy recalcitrante con cosas que, en mi modesto parecer, no las merecen, y otras derrama mieles cuando realmente no es para tanto. Dicho esto, tengo que felicitarlo por el artículo Las razones poderosas de un best seller (Rufo Caballero, 1ro. de abril). Es cierto: la Revolución es lucidez, no mutilación. Reitero mis felicitaciones». (Floralia Gómez Gallo)

«Concuerdo con lo que plantea en su artículo Chapuzón y picnic (Luis Luque, 13 de abril). Quisiera compartir con usted una reflexión de Eusebio Leal en una sesión de la Asamblea Municipal de La Habana Vieja, a la que pertenecí. Según nos explicó, como las aguas de las fuentes de la ciudad recirculan, son tratadas con sustancias químicas que garantizan que no se pudran por la alta concentración de organismos patógenos que de manera natural van a parar a ellas (ya sabe, los pajaritos, los perritos, los mosquitos, y hasta las colillas y los escupitajos de los que Ud. habló). Estas sustancias tienen este mismo efecto desfavorable para la salud humana, y pueden provocar reacciones alérgicas en la piel sensible de algunos de nuestros niños. ¡Y ni hablar de la destrucción de la flora vaginal en las niñas que se sumergen en las fuentes para jugar! De manera que aplaudo su preocupación y la llamada de atención que hace sobre este asunto». (Alejandra Regla Hernández Leonard)

«Concuerdo con usted en casi todo el análisis de su comentario Los quilos de la existencia (Nelson García Santos, 9 de abril), mas no creo que las distorsiones de la comercialización de productos agrícolas en nuestro país se superen con regulaciones». (Roberto Pacheco)

«Soy simpatizante de la Revolución Cubana, editor, licenciado en Filosofía de la Universidad Nacional Autónoma de México... Mi cuñada acaba de visitar Cuba y me trajo un ejemplar de JR. Al verlo decidí acceder a su página web. Es la primera vez que lo hago, pero en lo adelante seguiré haciéndolo. Saludos y ¡viva la Revolución!». (Faustino López Moreno, mexicano)

«He releído su artículo Apodos del litoral (Juan Morales Agüero), publicado el domingo 16 de marzo, y al hacerlo veo un retrato de Caimanera, mi pueblo costero, donde al igual que en Manatí es costumbre antigua bautizar con apodos a personas y hasta a familias.

«Caimanera es el único lugar del mundo donde puede nacer un Mamut, velar a un Pescuezo, casarse un Garbanzo, enamorar a un Tareco, pescar un Lechuza, y podría enumerar otros alias que abarcan y marcan a familias enteras como si fueran apellidos: los Cocheros, los Botones, los Papa Pollos, los Pavos, los Lechuguitas, los Mosquitillos y otros muchos...

«Aquí, incluso, es motivo de orgullo pertenecer a un clan u otro. En cierta ocasión vi a un niño discutir con su hermana y decirle: “Guapen seras tú. Yo soy un Lechuza, ¿oíste?”. Y así somos, con esa gracia natural que sazona el ajiaco de nuestra cubanía. (Agustín Hernández)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.