¿Será que me han contagiado? - Frente al espejo

Juventud Rebelde

Frente al espejo

¿Será que me han contagiado?

«Amigo Luis Sexto: Te envío esta nota de aliento y complicidad por tus muy oportunos comentarios en múltiples ocasiones: desde aquel, para mí memorable y ya con visibles repercusiones, en que denunciabas el desborde del marabú por los campos cubanos (¿La varita de los deseos?, sección Coloquiando, 29 de septiembre de 2007), hasta la reciente y bien pensada propuesta de diseñar una vivienda económica pero en capacidad de resistir los demasiado frecuentes embates ciclónicos (El huracán y la palma, sección Coloquiando, 19 de septiembre de 2008).

«Tu periodismo es el que se necesita y el que manda el deber en el mejor sentido martiano: crítico, comedido pero no cobarde, profundo. Haces meditar a la vez que proyectas vías de solución o mejora. Recibe, pues, mi modesto reconocimiento de lector agradecido». (Ernesto Payret)

«Gracias a José Aurelio Paz por ese artículo tan sentido sobre los duendes y sus teclas (El milagro de las teclas y los duendes, José Aurelio Paz, 30 de septiembre). Gracias por aparecer otra vez como hacen esos pequeños geniecillos que llegan cuando uno menos lo espera, para susurrarle cosas lindas al oído. Como bien él dice ahora, necesitamos más que nunca de esos duendes que cuando el jabón o el detergente escasean nos ayudan a enjuagarnos el alma. Gracias a Juventud Rebelde por servir de agujero en el árbol milenario de este país para que esos traviesos niños y niñas con barba y orejas largas se guarezcan bajo sus raíces para trazar sus hermosas travesuras. Comienzo a sentir cierta metamorfosis y siento que necesito ya pantuflas puntiagudas para correr mundo. ¿Será que me han contagiado?». (Livia Martínez)

«Trabajo en Venezuela con la Secretaría de Organización del Congreso Bolivariano de los Pueblos. En el CBP nos hemos mantenido atentos y solidarios ante el embate de los huracanes que han afectado nuestros pueblos hermanos. No tengo que decirles que para los puertorriqueños Cuba es nuestra otra patria, y que lo que sucede allá lo sentimos como nuestro.

«Una de mis hijas, Vilma Liella López Soto, estudia en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños. Tuve la oportunidad de visitarla hace un tiempo y conocí a muchos de sus compañeros, jóvenes de Nuestra América con ideas propias y una imaginación y creatividad increíbles. Sé que Cuba cuida por ellos y, por lo tanto, estoy tranquila. No tienen que buscar a Vilma, estoy segura que está bien, al igual que los demás.

«Gracias por la labor informativa que nos han brindado durante estos días. He seguido paso a paso las incidencias a través de su página en Internet y cada día admiro más al pueblo cubano revolucionario que echa pa’lante como sea». (Vilma Soto Bermúdez)

«Mi nombre es Félix y tengo 26 años. Leí con interés su artículo titulado Inteligencia erótica: De la fantasía a la realidad (Mileyda Menéndez Dávila, página temática Sexo Sentido, sábado 20 de septiembre). Me motivó a acercarme a un tema muy interesante del cual ya había leído años atrás... De ser posible le agradecería me recomendara o enviase a vuelta del correo electrónico algún estudio, análisis o artículo relacionado con el tema.

«Recuerdo haber leído Sexo Sentido por primera vez cuando pasaba el Servicio Militar. Desde entonces hasta acá sigo “enganchado” con su sección y ya he perdido la cuenta de artículos que leí, que en determinado momento, incluso, me sacaron de apuros en una u otra circunstancia.

«¿Tienen ustedes algún CD u otro soporte digital con un resumen de los artículos publicados a lo largo de estos años? ¿Cómo se puede acceder a ese resumen? ¿Cómo uno se puede suscribir al Boletín? Mil gracias y sigan ayudando a miles de cubanos y cubanas a ser mejores seres humanos». (Félix, 26 años)

Las líneas finales del mensaje de Félix invitan a responder: su inquietud puede ser la de otros lectores a quienes gusta Sexo Sentido.

En febrero de 2006 se presentaron dos libros que compendiaron artículos publicados en esta página bajo la firma de Aracelys Bedevia, colega que por entonces trabajaba como editora de ese espacio semanal. Llevaban por título Sin temor a hablar de sexo y Sexo Sentido: más allá de los temores. El primero salió con el sello de la Casa Editora Abril; y el segundo, de la Casa Editora Milenio.

La presentación de ambos volúmenes creó una formidable oportunidad para acceder a mucha información que Sexo Sentido compartió con el público, pero esas tiradas se agotaron y, hasta donde conocemos, no se han hecho reimpresiones de esos textos.

De entonces para acá la página ha continuado publicando materiales que podrían enriquecer cualquier nueva compilación. Mientras ese afán llega a concretarse, los lectores pueden contactar con el Centro de Información de la Editora Juventud Rebelde y solicitar los que resulten de su interés.

Otra alternativa para obtenerlos es la de suscribirse a nuestro boletín Sexo Sentido. El internauta ha de acceder al sitio web de JR (http://www.juventudrebelde.cu/), desplazarse por el índice izquierdo de la portada y, una vez que haya llegado a la sección de Boletines, ingresar al que se nombra Sexo Sentido y activar su vínculo. Se creará así un mensaje de correo que viaja a nuestro servidor, almacena el pedido en una lista de usuarios y luego se lo hace llegar automáticamente.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Soldados