Juventud Rebelde

Frente al espejo

«Cocinando» sobre los frijoles

«Estimadas Marianela Martín y Haydée León: Deseo felicitarlas por los dos trabajos que recientemente han publicado (Y ahora, ¿quién aguanta el viandazo? y La demanda y no lo que se manda, 31 de mayo y 7 de junio).

«Muy buena noticia es que se vaya a sustraer al Ministerio de la Agricultura (MINAGRI) de la función de comercializar las producciones agropecuarias. Sin embargo, se debe estar alerta de que los vicios burocráticos que durante años han estado presentes en Acopio y en empresas comerciales subordinadas al Ministerio de Comercio Interior (MINCIN), no se establezcan también con fuerza en estas nuevas entidades. El peor enemigo que tienen nuestras empresas es el burocratismo.

«El hecho correcto de que el MINCIN sea el organismo rector del balance de los productos agropecuarios, no garantiza que la producción esté en función de la demanda. La demanda surge de los consumidores que la expresan en el mercado agropecuario. Tiene que haber un aparato que la sepa captar y resumir para que se pueda presentar al MINAGRI, pero sería deseable que esa demanda que surja en los mercados se incorpore al proceso de contratación entre las empresas comercializadoras y los productores estatales, cooperativos y privados. Esos son los que tienen que conocer lo que demanda la población consumidora. Cualquier estudio que no tenga en cuenta la demanda real puede ser causa de muchas pérdidas e insatisfacciones.

«Finalmente pienso que para la producción agropecuaria no hay planificación perfecta, y menos si la hegemonía la tienen las empresas comercializadoras que siempre podrán dar alguna excusa para justificar las pérdidas. Debería establecerse que los productores tengan la posibilidad de vender directamente sus excedentes en los mercados de oferta y demanda una vez que hayan cumplido con sus contratos. Lo importante es que se sientan siempre estimulados a producir más». (Joaquín Benavides Rodríguez)

Todos

«Quiero felicitarlo por su artículo: No, jefe... (José Alejandro Rodríguez, 14 de junio). Es justo lo que deberíamos saber y practicar los cubanos que realmente queremos que este país siga adelante.

«No tiene que decir nombres para que uno identifique a personas en las que hemos creído, ni la gente tampoco tiene que hurgar en un pajar para hallar a otros que están acabando con la esperanza de los que creemos en el socialismo. Recientemente comentaba con un amigo sobre cuántas buenas intenciones habrán quedado en el camino aplastadas por simuladores y “vividores” del sistema (...).

«Pero lo fundamental es que uno solo no puede cerrarles el juego a los jefes ineptos y oportunistas. Tenemos que ser todos, conociendo nuestras verdaderas posibilidades como masa unida y apoyándonos cuando la verdad está presente. Lo felicito nuevamente por su artículo. Deberíamos tener muchos más como esos en nuestra prensa». (Pedro Pérez Morales)

Pudor compartido

«Estimado Luis Sexto: Desde hace bastante tiempo y siempre que resulta posible busco sus artículos publicados en la sección Coloquiando, que JR incluye en la edición de los viernes. Recién leí su interesante, profundo y directo comentario titulado Atentado al pudor (5 de junio).

«Soy un simple ciudadano que ama a nuestro país y nuestra patria con todas sus imperfecciones, pero que desearía que cada día fuera una sociedad mejor. A eso aspiramos.

«Admiro mucho la calidad y profundidad de sus trabajos. Tal es así que constituyen en la casa tema de análisis y debate familiar sin que me lo haya propuesto. Ojalá sus opiniones siempre llegaran a oídos receptivos, sobre todo a los actores principales». (Pablo Reyes Martínez)

«Felicito a José Aurelio Paz por su comentario La Guayabera: ¿típicamente cubana?, del 17 de mayo. Dice tantas verdades que huelgan los comentarios. Solo recordaba que en pleno período especial mi hijo se graduó y para que discutiera su tesis le regalé una guayabera. Dos años después se casó y le regalé otra para el viaje de bodas. No quieran saber cuánto tuve que hacer para conseguir la tela, pero se las hice y se las puso». (Norma García)

«Dorita: Aunque ciertamente usted plantea que las mujeres apreciaban la cocina de Nitza Villapol y su asistente Margot Bacallao (La mejor cocinera de la TV Cubana, 14 de mayo), permítame decirle que en muchas casas de nuestro país quienes generalmente cocinamos somos los hombres, y se lo debemos a esas bellas personas que nos legaron sus habilidades.

«Conocí personalmente a Nitza y a Margot cuando hacían sus programas. Eran MUY BUENOS, y deseosos estamos de que aparezca algo similar en nuestra TV, con sello propio y no importado. Tengo el libro de cocina de Nitza y lo he usado durante muchos años. ¿No sería una buena idea publicarlo nuevamente?

«Gracias por su artículo y felicidades para Margot y los familiares de Nitza. Excelente persona ella, que aun cuando no está en el libro de Luis Báez (Los que se quedaron), pudo haber ganado una fortuna en el exterior y, sin embargo, supo compartir sus sueños con nosotros, ¡aquí!». (H. Muñiz Álvarez)

«Le doy las gracias por darnos a conocer de una manera inigualable los hechos y personajes que adornaron o mancharon la vida cubana de antaño, y que solo se encuentran, como norma, en libros empolvados y en el recuerdo cada vez más lejano de algún anciano. Con una magia poco común usted nos traslada cada domingo a una época que, como regla también, cuando se alude a ella se hace con desprecio o indiferencia, sin tener en cuenta que forma parte de la historia de esta gran nación.

«Particularmente disfruté mucho su crónica del pasado 17 de mayo (Avenida de los Artistas, Ciro Bianchi Ross, página de Lectura). Me encantó conocer de la obra de José Ángel Buesa. Siendo un poeta nuestro me resulta difícil entender cómo se mantiene como otro de nuestros “más ilustres desconocidos” (la expresión la leí hace algún tiempo en una recopilación de ensayos de Jorge Mañach, elaborada por Jorge Luis Arcos).

«Es para mí sumamente grato recorrer las calles y lugares de esta querida ciudad y encontrar tanta historia en cada rincón; y si logro descubrir una parte de ella “en el terreno” es gracias a sus crónicas y al espacio televisivo Como me lo contaron ahí va, genial por su frescura y dinamismo. Mis felicitaciones para su equipo realizador y en especial al talento comunicador de Ferdecaz». (Julio Yudiel Carmenate Leyva)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.