Frente al espejo

El arma de la vergüenza

«¡Excelente artículo! (Entender a esa otra “pasta”, Marianela Martín González, 25 de octubre). Felicito a la autora y pienso que tanto ella como todo el colectivo de JR hace una labor meritoria. Trabajar con jóvenes, hacerles ver lo esencial, eso que “es invisible a los ojos” es deber y obligación moral de todos en los tiempos actuales, en los que tanto consumismo estúpido extermina el cerebro de la juventud del mundo y puede contaminar a la nuestra si no sabemos encauzarla.

«He vivido en varios países del mundo, y he visto sociedades enajenadas donde, como dice el dicho: “Eran personas tan pero tan pobres que lo único que tenían era dinero”, y esa es una gran verdad. A veces queremos que nuestros hijos “tengan lo mejor”, que “no pasen lo que pasé yo” y ¿estamos concientes del daño que les hacemos?

«Es por eso que hacerles ver la esencia humanista (esa que al final todos ansían en la vida) solo es posible en la sociedad socialista que defendemos, perfeccionándola, desarrollando la economía y los bienes del pueblo y para el pueblo. De lo contrario, todo perdería sentido y los jóvenes vivirían en una sociedad tan hueca y enajenada como esa donde solo existe el dinero y el amor voló por los aires». (Mary)

«Qué escrito tan bello (Así era Ignacio Agramonte, Ciro Bianchi Ross, página de Lectura, 25 de octubre); no podemos olvidar que la vergüenza sigue siendo nuestra arma mayor». (Laura)

«Ciro: ¡Cómo disfruto tus artículos!  Ellos nos hacen acercarnos al lado humano de nuestros héroes. Gracias. Debieras recogerlos en un libro y que se haga llegar a las escuelas». (Alberto Alberto Rivera)

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Bien adentro