Cuestión de respeto - Frente al espejo

Javier Dueñas

Frente al espejo

Cuestión de respeto

«En casi todo el mundo el ruido máximo permitido en la calle es de 60 decibeles (Acorralados por la hiperdecibelia, Acuse de Recibo, José Alejandro Rodríguez, 2 de enero de 2010). El ataque al sistema auditivo es una epidemia en Cuba. ¿Se está creando una generación de sordos? Parafraseando a Benito Juárez, el respeto al “silencio” ajeno es la paz». (José Luis)

«Sirva la presente para agradecer la publicación del artículo La danza de la vida (Margarita Barrio, 30 de diciembre de 2009), en el cual se hace referencia al trabajo que se realiza en nuestro centro para desarrollar capacidades que favorecen la integración social de la población en atención, y que se patentiza en la favorable evolución de la joven a la cual se dedica el sensible y humano reportaje.

«Es válido aclarar que esta estudiante angolana procede de una familia muy preocupada, que con esmero la ha cuidado y que en busca del diagnóstico preciso y la atención que requería viajó a nuestro país en el 2004, fecha en que a solicitud del Centro de Referencia Latinoamericano para la Educación Especial procedimos de conjunto a su evaluación, diagnóstico y tratamiento, ofreciéndose información periódica a la madre, quien permanentemente está al tanto de la evolución de la joven». (Lic. Marileidys Perdomo Monteagudo, vicedirectora del Centro Médico Psicopedagógico Castellana)

«Le deseo muchas cosas buenas en el nuevo año y que siga haciendo fotorreportajes tan buenos como el publicado el 3 de enero (Ante la aurora, Kaloian Santos Cabrera). Me pareció extraordinario…». (Yaniris Flores)

«Una vez más me enorgullezco de ser asiduo lector de esta columna y, particularmente de sus oportunos juicios, ante los cuales muchos no permanecemos indiferentes (El Rigor, ahora, sección Coloquiando, Luis Sexto, 24 de diciembre). A lo largo de mi vida he luchado por la “excelencia”, tratando de dominar la actividad que me ha tocado desarrollar (…)

«Llevo el compromiso revolucionario como una fe en la que creo firmemente y mantiene viva mi esperanza de que luchando todos unidos lograremos un mundo mejor… Ojalá su apelación al rigor abra puertas y ventanas». (Daniel Noa)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Opinión Gráfica