Frente al espejo

«Mirar» a lo cubano

«Señor Ciro: ¡Cómo podría agradecer sus escritos cada domingo! (La Biblioteca cumple años, Ciro Bianchi Ross, página de Lectura, 30 de octubre). Si supiera usted con qué felicidad y curiosidad despierto ese día, esperando a ver qué nos regala…». (Raúl)

«Pues sí, los ojos en esa Isla funcionan como llaves, contraseñas, ese código que muchas veces nos permite entrar “en los demás” (Nuestras miradas, nuestras manos…, Alina Perera Robbio, sección sabatina La Crónica, 29 de octubre). La gente se quiere y se odia “a los vistazos”, y lo mismo con las manos y sus “maniobras” parlantes, con dedos como vocablos y ojos como oraciones. La mirada de una cubana puede terminar en fluidos y “para que lo entiendas mejor te lo digo con las manos”… Así funciona. Pero no tenemos el monopolio absoluto; ya Stefan Zweig nos lo había descubierto en sus 24 horas en la vida de una mujer. Por estas latitudes por las que ando, “mirar” (a lo cubano) es casi un delito; y las manos (de tanto frío) siempre andan en bolsillos o envueltas en guantes, sus dedos no son parte del alfabeto y los ojos no son una extensión del lenguaje. Sin embargo, si una mujer te sonríe alguna vez, ¡deja cuanto estés haciendo y ponte pa´eso! Se da poco, bien poco». (Reinaldo)

«Jessica: Desalmado es aquel que olvida su pasado (Viaje necesario a la identidad, Jessica A. Jiménez Duquesne, 27 de octubre). La rica historia patria es tan imprescindible para el presente y el porvenir como el pan y el agua para sobrevivir. Qué sería de mí sin la historia local de mi terruño, sin la viva memoria que guardo de Martí, sin el orgullo de ser mulato bravío como el Titán de Bronce. Cómo guardar apasionadamente el recuerdo de mi madre si me olvido de Leonor y de Mariana. Amo eternamente al Tercer Frente Oriental Mario Muñoz Monroy, no solo porque allí nací sino porque todavía escucho el cabalgar del Comandante Almeida, desandando mi serranía». (José Antonio Mora Despaigne)

«Felicito a los autores de este estudio por ese merecido premio. Resulta un importante aporte a las Ciencias de la salud cubana y mundial, para la psicología de la salud en particular (El doble filo de nuestras emociones, Nelson García Santos, suplemento En Red, domingo 25 de septiembre). Ahora lo que resta es la introducción rápida de los resultados, para comenzar a lograr una prevención eficaz de este grave problema de salud que afecta a la población cubana». (Ivette Maynard)

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Facebook