Frente al espejo

Educar el corazón

«Los errores en la educación tardan al menos una década en subsanarse, algo que observamos diariamente (Todo pasa por el maestro, Margarita Barrios, 17 de diciembre). Educar es la más bella de las profesiones y una de las más importantes, porque es la que prepara el futuro de los países… En nuestro caso, pienso que independientemente de la vocación —que no puede ser forzada—, se debe estimular mejor esa profesión, además del salario… Y se ha de recordar, además, que educar la mente sin educar el corazón no es educación en absoluto. Mis más sinceras felicitaciones a todos los maestros de Cuba, de todos los niveles. Aún visito a mi maestra de primaria y ya hace varias décadas que terminé esa enseñanza». (Orestes)

«Admirada periodista: Su escrito, dicho en buen cubano, “no tiene desperdicio” (Darse, Alina Perera Robbio). Agregarle una sola palabra sería una acción completamente innecesaria. Veo en usted a una de esas personas de las que nos habla, que no son remisas a “darse”, a sacrificarlo todo por lo que creen bueno». (Arístides Lima Castillo)

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica

Opinión Gráfica