Frente al espejo

Nunca fumar

«Leímos la entrevista El más joven Hombre Habano del mundo (José Antonio Rigual Díaz, estudiante de Periodismo) publicada el sábado 8 de febrero. En su esencia habla de tradición familiar y amor al trabajo de un campesino cubano que cultiva tabaco, y es muy bueno reconocer esos valores en un periódico dirigido especialmente a la juventud cubana.

«Lo que nos causó estupor fue una pregunta formulada así: “Los especialistas coinciden en que el tabaco daña la salud y es fatal para el organismo humano, pues genera enfermedades como el cáncer. ¿Cuál es su posición al respecto?”

«... Se establece una contraposición entre lo que dicen los “especialistas” y la opinión del entrevistado cuando este plantea, entre otros aspectos, que “no considero que el tabaco sea tan dañino… el tabaco te relaja, te ayuda a pensar, a reflexionar, a estar en contacto con la naturaleza…”.

«Los “especialistas” a que se hizo referencia se han dedicado durante décadas a investigar los efectos del tabaquismo. En estas serias investigaciones se le cataloga como drogodependencia y enfermedad, y se considera no un hábito —como se dice de manera inadecuada— sino como una adicción. Según la Organización Panamericana de la Salud, es la principal causa evitable de mortalidad en la región, pues ocasiona más defunciones que el sida, el consumo de alcohol y de drogas ilícitas, los accidentes de tránsito y que la violencia combinados.

«En Cuba mueren dos personas cada una hora por causa de esa adicción. De las 4 500 sustancias dañinas o venenosas que puede contener el tabaco, 55 son cancerígenas. En las fuentes revisadas sobre consumidores de tabaco, Cuba ocupa el número 28 entre 78 países miembros de la Organización Mundial de la Salud. Entre los más afectados se encuentran los jóvenes, pues son los más vulnerables a esta adicción. Además, al convertirse en consumidores desde edades tempranas, resulta más difícil que logren abandonarlo.

«Esos mismos jóvenes cubanos que escuchan a diario que fumar daña su salud, pudieron leer en un periódico que se ha ganado su credibilidad y confianza que el tabaco “relaja, ayuda a pensar, a reflexionar, a estar en contacto con la naturaleza”. Publicar en un medio de comunicación constituye una alta responsabilidad y por esto se debe tener cuidado...

«Puede parecer contradictorio que en Cuba, un reconocido país productor de tabaco de alta calidad, se establezcan regulaciones desde la más alta dirección del país y desde sus ministerios para promover estilos saludables y alertar sobre el efecto dañino del consumo de tabaco. Esto es un indicador de la importancia conferida a la salud de la población cubana y en especial a la de las nuevas generaciones, las que constituyen el futuro.

«Por ello no es casual que exista un Programa Nacional de Control del tabaquismo coordinado desde el Ministerio de Salud Pública y que involucra a todos los ministerios y sectores de la población. Si nos preguntaran cuál es nuestra posición respecto al tabaquismo, diríamos que el consumo de tabaco enferma y mata, y que para relajarse, pensar o reflexionar, los jóvenes cubanos tienen muchas opciones como leer, estudiar, practicar deportes, cultivar sus amistades y amar, pero nunca fumar». (Profesoras de la Escuela Nacional de Salud Pública)

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica