Humilde y bella palabra

«Se acerca el Día de los trabajadores de la Educación, una labor que desempeñé ininterrumpidamente durante 45 años (¿Dónde está Carmela, Graziella Pogolotti, 13 de diciembre). Personalmente, me satisface recordar cuánto aporté como maestro, cuadro y profesor hasta mi natural jubilación, pero satisfecho del deber cumplido y llevando en mi pecho el orgullo de los que al pasar por mi lado me saludan con esa sencilla, humilde y bella palabra: maestro.

«Su abarcadora prosa encierra los años pretéritos y por alcanzar, de los que no se debe postergar ni un minuto la correcta formación profesional de los docentes y, como bien expresa, el manejo inteligente de las conductas que garantizan el éxito del aprendizaje y el mantenimiento de la disciplina.

«A pesar del esfuerzo gubernamental, la carencia de personal pedagógico hace mella y deja lagunas. No obstante,  guiados por la prédica de Martí, habrá que felicitar este 22 de diciembre a muchos jóvenes estudiantes que cubren los huecos docentes, a los que permanecen al lado del cañón y a Ud., por tanto amor y enseñanza que imparte desde esta tribuna». (Ubén)

«Insisto en la vigilancia estricta como manda la Ley en el cumplimiento de las fechas de término (Menos trámites en menos tiempo, Susana Gomes Bugallo, 15 de diciembre). Podemos tener menos trámites, pero si no creamos las condiciones para el cumplimiento de las fechas de término, no hacemos nada con simplificarlos». (JPuentes)

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.
Multimedia
Videos
Fotografía
Opinión Gráfica